Dominio público

¡Andrés Bódalo, libertad!

Carmen San José

Miguel Urbán, Isabel Serra, Raúl Camargo y

Miguel Urbán, Isabel Serra, Raúl Camargo y Carmen San José

Primero en Sol, luego en la plaza de Lavapiés, ahora en Jacinto Benavente. 17 hombres y mujeres dignas y luchadoras junto a un grupo de apoyo están llevando adelante una lucha contra todos los poderes de este país. Son militantes del SAT, el Sindicato Andaluz de Trabajadores. Un sindicato que ha sido un ejemplo durante estos años de crisis. O, si lo prefieren, un mal ejemplo para el poder. Porque no han agachado la cabeza, porque no se han escondido, porque no han querido que el miedo y el individualismo les parara. Porque no se han conformado y se han rebelado contra la pobreza, la desigualdad, la represión, la injusticia. Una injusticia que en su tierra, Andalucía, es aun mayor que en el resto del Estado. Y han decidido ser un sindicato rebelde, insumiso, recogiendo la mejor tradición de la lucha obrera y campesina. Esa lucha que atraviesa la Historia. Esa lucha muchas veces ingrata, sorda, enmudecida que, sin embargo, es la única que nos permite pensar en derechos, en conquistas.

Pues bien, estos hombres y mujeres están en Madrid pidiendo, exigiendo el indulto de su compañero Andrés Bódalo. Sindicalista, jornalero, activista, militante político. Compañero. Y, como decíamos, lo están haciendo con todos los poderes enfrente. Un poder económico implacable, que condena a la miseria a millones de personas, que nos roba la riqueza que nosotras mismos producimos. Un poder judicial que, como suele decir Diego Cañamero, es tuerto. Con su ojo ciego tapa la mirada ante los poderosos y sus delitos cotidianos: la corrupción, el expolio, la evasión. Mientras, con el otro ojo apunta a los empobrecidos, a las de abajo y, sobre todo, a quienes se rebelan. Un poder político encarnado en las fuerzas del régimen que criminaliza las luchas sociales, legisla contra los y las de abajo y que busca en otros países lo que en su mismo territorio ya existe. Y también se enfrentan al poder mediático. Un poder encargado de invisibilizar, menospreciar, ridiculizar a quienes no forman parte de la aparente normalidad que ellos mismo tratan de construir. Contra estos gigantes, contra estos molinos se enfrentan hoy los compañeros y compañeras del SAT para hacer efectiva la salida de prisión de Andrés Bódalo.

Y es que la persecución judicial, política y mediática contra el SAT no ha cesado estos años. Multas, sanciones, imputaciones, condenas, represión. Y el caso de Andrés, un sindicalista significado también políticamente, como expresión máxima de la respuesta que los diversos poderes han puesto en marcha para tratar de aleccionar al SAT y a todos aquellos colectivos que han decido resistir y luchar por los derechos de la gente trabajadora.

Hoy Andrés sigue en la cárcel. Con una condena injusta y a todas luces exagerada, con un juicio político y mediático que no atiende a los hechos sino a los prejuicios más evidentes. Y Andrés sigue en la cárcel pese a la petición de indulto de miles de personas, incluidas las personas denunciantes o, incluso, la propia Audiencia provincial de Jaén.

No podemos dejar solos a los compañeros y compañeras del SAT en esta lucha, en esta huelga de hambre que lleva ya casi dos semanas. Debemos poner todos los medios a nuestro alcance para hacer todo lo posible para conseguir la liberación de Andrés. Es una cuestión de justicia y de solidaridad básica. Las luchas de Andrés y del SAT han sido por los derechos de todas las personas. Hoy la campaña que exige la libertad de Andrés Bódalo forma parte también de ese impulso para avanzar hacia una democracia que, entre otras muchas cosas, no encarcele a sindicalistas por luchar.

Miguel Urbán

Eurodipuado de Podemos
Isabel Serra
Diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid
Raúl Camargo
Diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid
Carmen San José
Diputada de Podemos en  la Asamblea de Madrid

Militantes de Anticapitalistas