Dominio público

Sin miedo

Dina Boulsselham y Fran Casamayor
Equipo Podemos Escucha

Hay quienes confunden no tener miedo con dar miedo. Desde diferentes ámbitos de estudio como la psicología, la biología, la filosofía, la ciencia política o la sociología se han realizado múltiples estudios sobre el papel del miedo como arma política. La historia demuestra cómo el miedo es un de los marcos de interpretación clave para entender la realidad social y definirla políticamente. Gran parte de los grandes cambios sociales, el los que el pueblo es el verdadero protagonista, se producen cuando se desata el miedo de las élites a perder sus privilegios y se ven forzadas a renegociar el "pacto social". El miedo no es estático, es fluido y puede acabar siendo el peor enemigo de un pueblo valiente si empapa a sus líderes.

¿Qué es el miedo?

Etimológicamente, la palabra miedo proviene del latín metus. Se trata de una alteración del ánimo que produce angustia ante un peligro real o imaginario. El miedo es un viejo enemigo del ser humano y un poderoso aliado del poder que le sirve como instrumento de control social. El miedo se aprovecha como justificación para la negación de derechos y constituye un elemento esencial en la creación de doctrinas e ideologías de legitimación del poder establecido. Cuanto menor es la democracia, mayor es el miedo. Cuanto mayor es el miedo de un pueblo, mayor es el poder de las élites dominantes.

En los últimos años, desde la brecha que abrió el 15M politizando el dolor de los muchos frente a los poderosos, el miedo ha ido lentamente cambiado de bando. ¿Pero ha cambiado realmente de bando? Es obvio que en España estamos viviendo, desde hace varios años, una crisis que afecta a todos los dispositivos  del Régimen y cuyos resultados se perciben, tanto en el ámbito político, económico, social e incluso cultural, como un cambio de época. La cultura política generada entorno al 15M ha servido de inspiración para que una fuerza política, inexistente hace tres años, hoy sea una alternativa real a un bipartidismo zombie que ya opera con minorías absolutas. Unidos Podemos es hoy, quizás, la herramienta política más innovadora, creativa y útil para la construcción de un nuevo bloque histórico democrático capaz de representar la verdadera pluralidad de nuestra sociedad. Es evidente que su consolidación como fuerza hegemónica no será fácil y que aun falta mucho camino por recorrer.  Tras los evidentes éxitos electorales, llevados a cabo en un tiempo récord, conseguidos gracias a una inteligente combinación estratégica de guerra de movimientos y blitz electoral, toca cavar trincheras y  mantener las posiciones conquistadas. Y justamente ahora el miedo nos puede jugar una mala pasada.

En momentos de crisis de Régimen como el actual, hay que mantener la posición y no dejarse atemorizar por el adversario. Obviamente el enemigo continuará acosándonos para que nos rindamos, intentará desgastarnos y minar nuestra moral, generarnos inseguridades, etc., en definitiva; jugara a inocularnos el miedo a la derrota en nuestras propias filas. Contra el derrotismo y las dudas hay que levantar barricadas de esperanza y cavar trincheras de solidaridad. Ese es, a nuestro juicio, el espíritu de fuerza popular en marcha que transpiran proyectos como "Vamos!" y que son apuestas sociales ganadoras en si mismas.

Unidos Podemos contra el miedo

Recordar todo esto es importante para no perder de vista el objetivo que nos ha traído hasta aquí: ser útiles a la gente y acabar con la situación de emergencia social que vive nuestro país. Ante el miedo de las élites nosotros somos la esperanza para los de abajo. Crear un movimiento popular fuerte que empuje al cambio es la una única forma de conquistar un presente más justo y un futuro más libre. A los que les da miedo el pueblo hay que responderles con más pueblo. A los que les da miedo la democracia hay que responderles con más democracia. Por eso, tenemos que seguir alentando la ilusión en las calles, politizando el dolor y construyendo certezas desde lo micro, haciendo una política de proximidad, de cercanía y cuidado mutuo. Hemos conseguido llegar muy lejos, pero todavía nos falta un último esfuerzo para convertir su miedo en nuestra esperanza.

En este contexto, el proceso que se ha abierto en la Comunidad de Madrid de renovación de los órganos internos del partido debe ayudarnos a identificar los errores –que no son pocos- de una organización que transita de ser un "comité electoral" hacia un movimiento-partido. Contar con el mayor número de gente en este proceso es la mejor garantía de no volver a cometer los mismos errores. Escuchar, compartir experiencias, recoger las demandas de los que han levantado Podemos, esto es, los y las militantes, nuestra gente, es la clave de un Podemos más fuerte. Confiar en la inteligencia colectiva de la organización y de las personas que llevan mucho tiempo defendiendo, codo a codo y sin visibilidad, el sueño de construir un futuro mejor es fundamental.  Confiar en los Círculos, y dotarlos de más recursos, haciéndoles participes de todos los órganos internos creando mecanismos de comunicación más eficaces y apostando por la formación es esencial. Pero también y no menos importante, visibilizar a las mujeres haciendo del feminismo el eje rector de todos las actividades de Podemos. Porque el feminismo ganador es un feminismo transversal que atraviesa a toda la organización y no una simple definición sujeta a interpretaciones subjetivas. Nuestra apuesta por el feminismo es la apuesta por una política de las mujeres y no sólo "con" mujeres. No se trata de estar "representadas", se trata de representar a Podemos en pie de igualdad.

Podemos es una fuerza plebeya de base popular. Por eso, es fundamental seguir trabajando en la impugnación del Régimen, apoyándonos en las bases y alejándonos de los viejos esquemas del bipartidismo. Hay que mantener y reivindicar nuestra autonomía política ante el resto de organizaciones y exigir un trato digno para los millones de personas que nos han votado. No podemos entregar un cheque en blanco a quienes, como el PSOE, se alejan del pueblo para rendirse ante el PP.  Nuestro deber es mantenernos firmes y cohesionados en la lucha a favor de una sociedad mejor y no olvidar nunca que sólo el pueblo salva al pueblo. Ese pueblo que poniendo su cuerpo ha parado miles de desahucios, ese pueblo solidario con el más débil, ese pueblo esperanzado e ilusionado que despertó en las plazas e hizo posible que gente sencilla y corriente llegara a las instituciones. Ese es el pueblo que confía en Unidos Podemos como única alternativa al PP.

A nosotros no nos da miedo enfrentarnos a los poderosos porque tenemos claro quienes somos y a quienes defendemos. Por eso jamás nos verán dudando ante sus ofertas. Tenemos claro que mas pronto que tarde gobernaremos este país, eso sí, no a cualquier precio. No defraudemos a quienes nos trajeron hasta aquí. No confundamos dar miedo con tener miedo.