Opinion · Dominio público

Continuar la lucha. Transformar el mundo. Cambiar la vida.

Joseba Fernández

Militante de Anticapitalistas

Fotografía de uno de los foros de la última edición de la Universidad de Verano Anticapitalista.
Fotografía de uno de los foros de la última edición de la Universidad de Verano Anticapitalista.

Se cumplen 50 años ya de aquel acontecimiento global que atravesó el planeta en un amplio ciclo de movimientos, movilizaciones y conflictos que impugnaron el capitalismo, el imperialismo, el autoritarismo. Un acontecimiento que también se alzó, no sin contradicciones, contra una vieja izquierda anquilosada, burocratizada y cada vez más impotente ante las nuevas formas de explotación y ante la emergencia de nuevas subjetividades y antagonismos. El penúltimo ensayo general de una revolución social también en una democracia liberal. “Es sólo el comienzo, continuemos el combate” se gritaba en los albores de aquel episodio. Un lema que ha permanecido en el tiempo y que trata de conectar con ese hilo rojo de la historia que va entretejiendo las luchas de los y las de abajo, las luchas por la emancipación frente a la explotación, las nuevas y viejas luchas contra el capital, el patriarcado y cualquier forma de opresión en cualquier parte y en cualquier tiempo.

Innumerables imágenes, símbolos, lemas y lecciones políticas de todo tipo quedan como memoria y legado vivo de aquel periodo. Este año, la novena edición, la Universidad de Verano de Anticapitalistas ha querido “recuperar” el lema de Breton con que trataba de sintetizar dos ideas fuerzas fundamentales de Marx y Rimbaud que, de forma contradictoria, se expresaron en el ´68: transformar el mundo, cambiar la vida. Ideas indisociables que apelan a necesidades urgentes, perentorias en este tiempo de capitalismo ecocida. Pero que también constituyen un proyecto de largo aliento, de transformación radical de lo existente y su superación por otros mundos posibles que, necesariamente, deberán tener una base socialista, ecologista, feminista y radicalmente democrática.

Pararse a pensar. Reflexionar en común. Aprender lecciones del pasado para los nuevos retos del presente. Discutir con la teoría y la práctica que nos llega de la historia que nos antecede. Articular, coordinar y preparar las luchas del presente. Tomar impulso para lo que viene. Ese es el objetivo de un espacio abierto para el debate como el que propone la Universidad de Anticapitalistas. En tiempos de hípervelocidad, de los ritmos acelerados de las redes, de la inmediatez de una política de usar y tirar, se trata de disponer de un espacio para el encuentro, la formación y el debate reposado capaz de orientar la acción. Nada más y nada menos. Desde la pluralidad y el pluralismo, con la incorporación de diferentes visiones e ideas que tratan de reflejar las diversas experiencias de lucha, compartiendo los avances y retrocesos, las victorias y las derrotas que enfrentamos, en el día a día, en la actividad política y social en diversas organizaciones y movimientos.

Cartel de la IX edición de la Universidad de Verano Anticapitalista
Cartel de la IX edición de la Universidad de Verano Anticapitalista

Para eso, la Universidad de Anticapitalistas presenta un programa que abarca una temática variada y una oferta de actividades (también culturales y también para los y las más peques) prácticamente única en el panorama de los espacios que la izquierda alternativa puede ofrecer. Combinando teoría y práctica, formación y discusión, diversión y encuentro fraternal. Una cita que sirve para reflexionar también sobre el aquí y el ahora, lo que está pasando y para anticipar los escenarios políticos más inmediatos. En este sentido, este año se impone debatir sobre el cambio de gobierno, sobre sus efectos también sobre las izquierdas y qué tareas políticas se derivan de la nueva situación fruto de la investidura de Sánchez. De fondo, las citas electorales de 2019 con todos los retos que llevan aparejados: la construcción de los procesos de unidad popular, la pervivencia o no de una propuesta política amplia de carácter constituyente, etc. Pero también habrá hueco para cuestiones que, en estos últimos meses, han sido temas centrales: la situación en Catalunya y las valiosas lecciones que se pueden sacar del “otoño catalán”, el acusado giro represivo y autoritario del Estado, la cuestión de la migración y cómo la extrema derecha hace uso de este tema para fomentar el miedo y el odio, la nueva burbuja en torno al mercado inmobiliario, etc.

Pero en un momento donde las alternativas políticas muestran signos de estancamiento y hasta de agotamiento, también ha habido un repunte del conflicto social. Encabezado por un movimiento feminista tan masivo como autónomo en sus formas y despliegue, y seguido por la marea de los y las pensionistas y la emergencia de un nuevo ciclo de luchas sindicales contra la precariedad y un reparto de la riqueza cada vez más grotescamente desnivelado hacia una ínfima minoría. Aprender de esas luchas, tratar de articularlas en sus puntos en común y preparar las próximas batallas tendrá también un espacio central en las actividades de la Universidad.

Decíamos y decimos: cambiar la vida. Eso pasa hoy, de forma apremiante, por desmercantilizar todo aquello que el capitalismo se afana en hacer negocio, lucro. Huir de la alienación, de las formas alienadas de relación, de consumo. Tratar de construir, desde ya, otras formas de vida desde la militancia política partisana. Construir espacios propios que sean experiencias colectivas, patrimonio social y cultual de los y las de abajo, capaces de anticipar esos nuevos mundos posibles, situando en el centro una lógica militante, en la que la militancia no es un proyecto personal ni un placer hedonista, sino una actividad colectiva por pensar y actuar en común desde los anhelos y las necesidades compartidas. Tejer, en definitiva, trincheras frente al pensamiento dominante. Y hacerlo desde la auto-organización y el esfuerzo colectivo como antídoto frente a la barbarie del individualismo. Eso también es la apuesta de un evento como la Universidad de Verano de Anticapitalistas que, este año, se desarrollará del 21 al 26 de agosto en La Granaja (Segovia) y que volverá a reunir a centenares de militantes y activistas. Un evento abierto a la participación de todo aquel dispuesto a continuar la lucha, transformar el mundo y cambiar la vida.

Aquí se puede consultar el programa de la Universidad: http://www.anticapitalistas.org/universidad/