Opinion · Dominio público

“La monarquía va a significar para España…”. La encuesta del CIS de 1971

Raúl Magallón

profesor en el Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid.

Poco a poco se va analizando con detalle la documentación generada por el Instituto de Opinión Pública (posteriormente renombrado en 1977 como Centro de Investigaciones Sociológicas, CIS) a la hora de describir y explicar algunas de las decisiones tomadas en España durante la Transición.

En julio de 1971, sólo dos años después de la designación de Juan Carlos de Borbón como “sucesor, a título de Rey, del Jefe del Estado” el I.O.P. realizaría una encuesta bajo título “Encuesta mensual sobre cuestiones de actualidad política”. El estudio se hizo a partir de 1000 entrevistas, 491 hombres y 509 mujeres (640 en Madrid y 360 en Barcelona) y, por supuesto, no fue publicado.

Fuente: Instituto de Opinión Pública
Fuente: Instituto de Opinión Pública

Más allá de que sólo el 17% de las mujeres y el 28% de los hombres recordaran como se había llegado a esa designación, destaca que el 36% respondió que esta designación resolvía el problema de la estabilidad política en España, el 18% que sólo en parte, el 23% que no lo resolvía y el 23% no mostraba una opinión en público.

El estudio fue el primero de una serie de encuestas cuyas respuestas se utilizaron para poder conocer la imagen que proyectaba el entonces príncipe Juan Carlos de Borbón en los españoles y poder desarrollar una estrategia mediática, social y política que le permitiera ganar apoyos. La falta de memoria sobre la designación y la incertidumbre social y política necesitaban de datos demoscópicos para poder moldear la imagen del entonces príncipe.

En este sentido, el 39% de los encuestados respondió que las visitas y los viajes eran las actividades a las que se dedicaba con más frecuencia el entonces príncipe, mientras que sólo un 4% consideraban que fuera una actividad a la que debiera dedicarse más intensamente (eran respuestas que “el entrevistador debía anotar literalmente”) .

Del mismo modo, sólo el 9% respondía que entre sus actividades más frecuentes estuviera el “tomar contacto con el pueblo”, frente a un 27% que respondía que debería hacerlo más intensamente.

Por el contrario, el 17% respondía que entre sus actividades más frecuentes estaba el deporte. Sin embargo, no llegaron al 1% las respuestas que afirmaran que debería hacerlo más intensamente.

Fuente: Instituto de Opinión Pública
Fuente: Instituto de Opinión Pública

Cuando les preguntaban a los encuestados que completasen la frase, con lo primero que buenamente se les ocurriera, “La Monarquía va a significar para España…” el 18% respondía que la continuidad del Régimen, el 12% estabilidad, seguridad y paz, un 5% un desastre, un fracaso, lo peor, el 3% un avance, un paso hacia adelante, un 8% enfrentamiento entre opiniones, un 6% un paso atrás, un 3% no va a significar nada, el 2% el pueblo no es monárquico, el 5% un periodo de transición (incertidumbre), un 5% un bien para España y un 33% no mostraba su opinión.

Fuente: Instituto de Opinión Pública
Fuente: Instituto de Opinión Pública

El conocimiento de esta realidad por parte de la dictadura franquista, más allá de un posible apoyo social a la monarquía o a la república, lo que evidentemente permitió es establecer una estrategia para que los medios de comunicación  -públicos y privados- engranaran su función social de “consenso” de manera muy eficaz, sentando al futuro rey de España en los hogares de los españoles “como un miembro más de la familia”.