Opinion · Dominio público

El día en el que el régimen franquista decidió hacer 17 preguntas sobre la monarquía

Raúl Magallón

Profesor en el Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid.

En noviembre de 1971 el régimen franquista decidió realizar una encuesta con un bloque de diecisiete preguntas dedicadas en exclusiva a la figura del entonces príncipe y de la monarquía. Esto ocurría solo unos meses después de que el Instituto de Opinión Pública – renombrado CIS en 1977- preguntara por primera vez por la designación de Juan Carlos de Borbón como “sucesor, a título de Rey, del Jefe del Estado”.

Fuente: Instituto de Opinión Pública.
Fuente: Instituto de Opinión Pública.

El intervalo tan breve de tiempo entre estas dos encuestas es significativo sobre todo si se tiene en cuenta que el Instituto de Opinión Pública había nacido en julio de 1963 y en esos ocho años nunca se había preguntado sobre la monarquía. 

La primera encuesta realizada sólo cuatro meses antes posiblemente no tuvo las respuestas esperadas por la dictadura de Franco. Ante la pregunta abierta “La Monarquía va a significar para España…”,  el 12% había respondido que iba a significar estabilidad, seguridad y paz, sólo un 5% respondió que un bien para España y tan sólo el 3% respondió que un avance, un paso hacia adelante.

El dictador Francisco Franco con el entonces príncipe Juan Carlos, en el Desfile de la Victoria, en Madrid, en junio de 1971. AFP
El dictador Francisco Franco con el entonces príncipe Juan Carlos, en el Desfile de la Victoria, en Madrid, en junio de 1971. AFP

Sin embargo, desde un punto de vista estratégico, la utilidad de esta primera encuesta fue indudable para integrar al entonces príncipe Juan Carlos de Borbón en los salones de los españoles y moldear su imagen ante la opinión pública.

Si en julio de 1971, sólo el 22% recordaba cuándo había sido designado sucesor, en noviembre de 1971 la cifra alcanzaba el 32%.

Fuente: Instituto de Opinión Pública.
Fuente: Instituto de Opinión Pública.

Sin embargo, la respuesta de los entrevistados que sabían cómo se había producido la designación se mantenía en un 22%.

Fuente: Instituto de Opinión Pública.
Fuente: Instituto de Opinión Pública.

Ante la pregunta, “Considera usted muy importante, simplemente importante, o más bien poco importante esta designación para el futuro de España”, del 28% que había respondido que muy importante en julio de 1971 se pasaba al 32% en noviembre y del 43% que lo habían considerado simplemente importante al 47%.

Fuente: Instituto de Opinión Pública.
Fuente: Instituto de Opinión Pública.

Si en julio de 1971 el 36% creía que esta designación resolvía el problema de la estabilidad política española, en noviembre el 51% de los entrevistados respondía que la designación iba a ser beneficiosa para los españoles (es importante subrayar que la formulación de la pregunta orientaba la respuesta y no es lo mismo hablar de “resolver un problema de estabilidad” que preguntar si algo será “beneficioso”).

Fuente: Instituto de Opinión Pública.
Fuente: Instituto de Opinión Pública.

A partir de esta pregunta, los dos cuestionarios llevan caminos diferentes. Si el cuestionario de julio de 1971 daba más opciones para que los entrevistados respondieran de manera espontánea, en el cuestionario de noviembre las preguntas -cerradas y orientadas-, estaban determinando las propias respuestas.

Fuente: Instituto de Opinión Pública.
Fuente: Instituto de Opinión Pública.
Cuestionario de noviembre de 1971
Cuestionario de noviembre de 1971

En el cuestionario de noviembre de 1971, también se incorporaron nuevas preguntas para conocer las preferencias de los españoles sobre cómo preferían recibir las informaciones relacionadas con el entonces príncipe (a través de la radio, la televisión, las revistas o los periódicos) así como preguntas relacionadas con la percepción de los españoles sobre el interés de Juan Carlos de Borbón hacia problemas como la educación, el desarrollo industrial, el campo o la emigración.

Fuente: Instituto de Opinión Pública.
Fuente: Instituto de Opinión Pública.

Del mismo modo, el 58% respondió que cuando Juan Carlos de Borbón ocupara el trono no habría cambios políticos importantes y sólo el 24% creía que mejorarían las cosas.

Fuente: Instituto de Opinión Pública.
Fuente: Instituto de Opinión Pública.

Por último, y entre las tres opciones que podían elegir los encuestados, las principales afirmaciones que la gente solía hacer cuando se hablaba de monarquía eran: depende de cómo sea el rey, el pueblo desea poder elegir a sus gobernantes y, en tercer lugar, está enraizada en la tradición e historia española.

Fuente: Instituto de Opinión Pública.
Fuente: Instituto de Opinión Pública.

Tan significativo es que en plena dictadura se hiciera un monográfico de diecisiete preguntas como que, en el contexto actual, el CIS no haya preguntado por la monarquía desde 2015, año en el  la Casa Real obtuvo una puntuación de 4,34.

En cualquier caso, si una pregunta se formula con el objetivo de conocer la opinión de la ciudadanía, es llamativo que a día de hoy la palabra república no pueda ser una respuesta por parte de los entrevistados. El lenguaje no sólo sirve para describir la realidad, puede también para ocultarla.

Cuestionario Preguntas by Público.es on Scribd