Opinion · Dominio público

Un 38% de los españoles estaba a favor en 1976 de un referéndum sobre la monarquía

Raúl Magallón

Profesor en el Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid.

Entre 1976 y 1993 se realizaron, al menos, 41 encuestas destinadas a conocer la opinión de los españoles sobre la monarquía y sobre la imagen de Juan Carlos de Borbón como rey. Las encuestas fueron realizadas por la empresa demoscópica Gallup y dirigidas por Jorge Miquel Calatayud, fundador y presidente de Gallup España entre 1976 y 1993.

Una foto de enero de 1976 de los entonces reyes Juan Carlos y Sofía con el príncipe Felipe y la infanta Helena, en el Palacio de la Zarzuela. AFP
Una foto de enero de 1976 de los entonces reyes Juan Carlos y Sofía con el príncipe Felipe y la infanta Helena, en el Palacio de la Zarzuela. AFP

La serie de estudios de opinión se inició en octubre de 1976, en plena transición, y como reconoció el propio Miquel en un texto publicado en 2017 tenía dos objetivos: “por un lado intentaba medir la popularidad del rey Juan Carlos y por otro indagaba sobre la aceptación popular de la Monarquía en España”. Entre 1976 y 1979 la muestra de las encuestas fue de 2.000 personas, reduciéndose a 1.000 personas a partir de marzo de 1980.

La segunda pregunta de esa primera encuesta, pese a la ambigüedad con la que fue formulada, sirve para completar los distintos estudios sobre la cuestión que había realizado anteriormente el Instituto de Opinión Pública (que pasaría a denominarse CIS en 1977).

La pregunta clave de la encuesta de octubre de 1976 estaba redactada en los siguientes términos: “La existencia de una Monarquía en España para algunos es un hecho ya aceptado. Otros piensan que sería necesario someterla democráticamente a consulta en un Referéndum. ¿Con cuál de las dos opiniones se muestra usted más de acuerdo?”.

Fuente: Jorge Miquel (2017). Encuesta de octubre 1976 de Gallup.
Fuente: Jorge Miquel (2017). Encuesta de octubre 1976 de Gallup.

A pesar de la formulación orientada de la pregunta  -y de que, por supuesto, no incluyera la palabra república-, el 38% respondió que sería necesario someter democráticamente a la monarquía en España a consulta en un referéndum, frente al 40% que respondió que la existencia de una monarquía en España era un hecho ya aceptado y un 22% que no respondió.

Ya entonces, los españoles hacían una triple distinción: la de una buena imagen pública de Juan Carlos de Borbón frente a la monarquía como institución, la de distinguir entre aquellos que declarándose monárquicos consideraban que se debería hacer un referéndum para legitimar la monarquía en un sistema democrático y la de aquellos que deseaban votar a favor de la república.

Para completar los datos de la primera encuesta, Gallup decidió hacer varios grupos de discusión con aquellas personas que habían respondido a favor del referéndum. Según Miquel, las conclusiones de este estudio cualitativo mostraron que la mitad de los que se pronunciaban a favor del referéndum apoyaban la monarquía.

La diferencia tan pequeña entre las posiciones que consideraban la monarquía como hecho aceptado y las respuestas a favor de un referéndum, se mantuvieron en los diferentes estudios demoscópicos realizados hasta 1981. Desde entonces, y tras el golpe de estado del 23-F, el número de respuestas que consideraban que la monarquía era un hecho aceptado fue distanciándose cada vez más de las opiniones a favor del referéndum.

En una entrevista publicada por El Mundo en 2016, el propio Jorge Miquel reconoce que esas encuestas eran más que conocidas por Juan Carlos de Borbón. Miquel afirmó entonces: “Nos reuníamos cada dos meses y le mantenía al día”.

Más allá de la necesidad de que esas encuestas se hagan públicas, parece pertinente formular algunas preguntas:

  • ¿Conocían los distintos Gobiernos la realización de esas encuestas?
  • ¿Se siguieron haciendo a partir de 1993? ¿Con qué fondos se pagaron?
  • ¿Se han seguido haciendo tras la coronación de Felipe de Borbón como rey? En caso afirmativo, ¿qué empresa demoscópica las ha realizado?
  • ¿Hicieron o han hecho los partidos políticos encuestas sobre la monarquía que nunca han sido publicadas? En caso afirmativo, ¿hasta cuándo las van a seguir ocultando?

En 1976, el argumento que prevaleció en torno a la cultura de la transición para que no se celebrara el referéndum era que el contexto político, social y cultural en el que se encontraba nuestro país tras cuarenta años de dictadura no lo permitía.

En 2018, el argumento para que no se celebre el referéndum en nuestro país es que el contexto político, social y cultural en el que nos encontramos no lo permite.