Opinion · Dominio público

Compra de nuevos vehículos para el Ejército: ¿arriesgar vidas por «Seguridad Nacional»?

Jenner López Escudero

Presidente de #45SinDespidos.

Los vehículos BMR 6×6 en nuestras Fuerzas Armadas han durado 30 años. Durante ese periodo, han acumulado un largo historial de accidentes sufridos en estos vehículos más de 40 Soldados españoles han perdido la vida a bordo de estos ataúdes metálicos. Parece que nuestras vidas no importaban mucho cuando se han seguido usando a lo largo de tres décadas.

No creo que las muertes por “accidente” y el obsoleto vehículo que tantas vidas se ha cobrado, desde mi humilde opinión, sean ahora los motivos de la compra de los VBR 8×8. Una compra  por valor de 2.100 millones de euros a Santa Bárbara Sistemas.

Es totalmente comprensible que nos deshagamos de los obsoletos BMR, y es totalmente comprensible la necesidad y urgencia de renovación de otros vehículos de combate. Lo que ya no es totalmente comprensible es que en la Base Álvarez Sotomayor en Viator (Almería) tengan que hacer la puerta más ancha ya que nadie podría imaginar cuando fue edificada que años más tarde no entrarían vehículos por ella al ser más anchos. De los 127.660,71 euros que ha costado esa obra ya hablaremos en un futuro.

Después de largos meses de negociaciones para  la compra de los 8×8, cifrada (insisto) en unos 2.100 millones de euros, al final ha salido adelante. Pero seamos rigurosos a la hora de anunciar compras y motivos, sin dejarnos los detalles importantes.

La primera partida destinada a estos vehículos era de 89,2 millones de euros y sería utilizada en concreto para los demostradores (es decir, los vehículos de prueba en donde nuestros compañeros de La Legión serían los encargados de emitir informes al respecto para su posterior compra). Lo que pasa es que este capítulo se lo ha saltado el Ministerio de Defensa, que se aventura a invertir 2.100 millones de euros en vehículos que ni siquiera se han probado.

La compra de estos vehículos ha levantado ampollas en el Congreso de los Diputados hasta el punto de que la Diputada por Izquierda Unida Roser Maestro el pasado 15 de Julio formulaba varias preguntas parlamentarias a la mesa del Congreso.

  1. ¿Cuáles son los motivos del Gobierno para aprobar la compra de estos blindados estando en funciones?
  2. ¿Considera el Gobierno que la compra de este material militar es urgente?
  3. ¿Considera el Gobierno que la compra de blindados por valor de 2.083 millones de euros responde a razones de interés general.

La respuesta del Gobierno es fácilmente deducible, pero no sólo hay respuesta sino que Defensa ha presentado un informe jurídico que avala la millonaria compra por un «Gobierno en funciones» fuera de la Ley de Contratos Públicos «por Seguridad Nacional».

Comparar los «mata-soldados» de los que disponemos ahora (BMR 6×6) con los nuevos VBR 8×8 sería un error —no cabe la menor duda que serán un avance—, pero teniendo en cuenta que hemos sido capaces de comprar submarinos que no flotan y cuando los hacemos flotar no caben en el dique, permítanme el beneficio de la duda en la actual compra. Porque uno se pregunta:

  1. ¿Es lógico por parte de un Ministerio de Defensa recurrir a que la compra de los vehículos es por Seguridad Nacional cuando dichos vehículos no se han probado siquiera?
  2. ¿Se sienten ustedes seguros cuando la Defensa de la Nación depende de unos vehículos que no han pasado las pruebas pertinentes por quienes tienen que utilizarlos?
  3. Si estos vehículos incurrieran en algún error de fabricación o no cumplieran con los requisitos necesitados por nuestros hombres ¿quien sería el responsable?

Por la Seguridad Nacional ponemos en riesgo la Seguridad Nacional.

Me aventuraré a contestar yo mismo: el responsable de un futuro accidente con estos vehículos —ojala nunca ocurra—será el fallecido ya que a el nadie podrá preguntar qué paso en realidad.

Jenner López Escudero es cabo temporal y presidente de #45SinDespidos.