Opinion · Dominio público

Llaves que abren vidas dignas

Eduardo Gutiérrez

Director de Provivienda

Enrique Galván

Director de Plena inclusión

José Manuel Caballol

Director de HOGAR Sí

Seguramente usted tenga en su bolsillo, bolso o chaqueta, un llavero con las llaves de su casa. Ese objeto tan pequeño le da acceso a su vivienda, a su espacio de intimidad, de libertad, de bienestar: a su hogar. En España hay miles de personas que no tienen las llaves de su casa porque no tienen un hogar propio, o porque ni siquiera tienen una vivienda.

Tradicionalmente, desde las administraciones públicas o desde el movimiento asociativo se han ofrecido residencias o albergues con los que paliar la carencia de alojamiento, en algunos casos, y en otros para atender grandes necesidades de apoyo. El modelo residencial, basado en los grandes centros y no en las viviendas autónomas, ha sido y sigue siendo la respuesta más habitual para miles de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, así como para hombres y mujeres sin hogar. La solución habitacional que se les ofrece se ubica, a menudo, en entornos segregados y altamente especializados en el marco de contextos residenciales e institucionales muy marcados. Con la mejor voluntad, desde las asociaciones se ha entendido durante años que esta era el modo de atender a tantas necesidades.

Ahora resulta complejo revertir esta tendencia. Una muestra palmaria de los obstáculos que existen se aprecia en que las administraciones públicas siguen invirtiendo, hoy en día, enormes sumas de dinero en modelos residenciales a gran escala que llevan aparejados sistemas de cuidados totales. Allí, las personas deben adaptarse a esquemas preestablecidos de funcionamiento diario donde su opinión no se toma en cuenta, incluso para los aspectos más cotidianos de la vida.

Quién tiene el control de las llaves es quien señala el control de sus vidas. No tenerlas se convierte en una metáfora del casi nulo poder de decisión que alcanzan todas estas personas sobre su existencia, sobre su día a día.

Desde HOGAR SÍ Provivienda y Plena inclusión, tres organizaciones que reivindican el derecho a una vivienda digna y autónoma para todas las personas sin dejar a nadie atrás, se han iniciado procesos de transformación que buscan innovar en el modo de entender la atención a las personas sin hogar. Para todas ellas reivindicamos más oportunidades de decidir sobre aspectos que no se cuestionan para nadie más. Y esto lo hacemos promoviendo proyectos en los que se generan entornos de vida independiente y en comunidad. Porque a todo ser humano se le debe garantizar el derecho a decidir cómo quiere vivir en su hogar.

Este horizonte de cambio es el que da sentido a la firma del manifiesto #Quieromisllaves, en el que se defiende el derecho de todas las personas a sentirse incluidas en su comunidad, su barrio, su pueblo, su ciudad. A ser una vecina, un vecino más, y así sentirse parte de este espacio de relación que implica también tener los apoyos y oportunidades para poder participar y contribuir a la organización colectiva del entorno. Además, todas las personas deben tener la opción de transitar de modelos institucionales a modelos comunitarios de vivienda. Solo así contribuiremos, como sociedad, a ampliar las expectativas de buena vida, de vida independiente y elegida para todas las personas.

Artículo basado en el manifiesto que las organizaciones estatales Provivienda, Plena inclusión y HOGAR Sí han lanzado para reclamar el derecho a una vida independiente, en comunidad y en viviendas dignas, para todas las personas.