Dominio público

La provincia de Córdoba, la izquierda organizada como freno al neofascismo (y II)

Sebastián Pérez Gallardo

Politólogo. Secretario de Organización Provincial de IU Córdoba

Analizar los resultados electorales en la provincia de Córdoba nos permiten sacar algunas conclusiones sobre un comportamiento electoral que se establece de forma general, pero que en este caso nos sirve para mostrar de forma muy concisa y descriptiva una determinada lógica que actúa sobre la relación entre la izquierda organizada (aquella que se referencia en la clase trabajadora, en la trayectoria histórica del movimiento obrero y en su carácter socialista para la superación del capitalismo) y las posiciones neofascistas.

Destacar de la provincia de Córdoba que se trata de un territorio donde la presencia política e institucional del Partido Comunista de España (PCE), primero, y después Izquierda Unida (IU) ha sido, y es, muy importante. En el imaginario de este país posa con fuerza que la alcaldía de Córdoba fue durante muchos años la única de IU en una capital de provincia, iniciándose esta etapa con el PCE de Julio Anguita en las primeras elecciones municipales tras la dictadura.

Actualmente, IU tiene, de forma general, una fuerte presencia orgánica, en algunos lugares de forma hegemónica y en otros con carácter de resistencia, así como presencia institucional en la mayor parte de los municipios de la provincia, con 135 concejales y concejalas, con 12 alcaldías y con 5 diputados/as provinciales, que son parte del gobierno de la Diputación provincial (PSOE-IU). En la ciudad de Córdoba, IU y Podemos están actualmente en la oposición con 3 y 2 concejales, respectivamente, ante un gobierno municipal conformado por el PP y Ciudadanos.

Los resultados electorales de este pasado 10N determinaron varias cuestiones. Primero, es importante señalar que la participación en las elecciones del 10N frente a las de abril fue inferior, pasando del 76,01% al 71,46%. El PP aumentó su apoyo electoral del 18 ,85% al 22,53%, al igual que Vox, que incrementó de forma notable sus resultados, pasando del 12,02% al 18,56%. A su vez, Ciudadanos sufrió un importante retroceso, al igual que en el resto del país, del 16,88% al 8,14%, lo que provocó la pérdida del escaño. El PSOE también sufrió una bajada de un punto, del 34,02% al 33,01%, y desde Unidas Podemos se mantuvieron prácticamente los mismos resultados con una ligerísima bajada, del 14,76% al 14,48%. Estos resultados dejaron el reparto de escaños de la siguiente manera: PSOE 2, PP 2, Vox 1 y Unidas Podemos (UP) 1. Ciudadanos perdió un escaño en relación a los comicios de abril, que pasó al PP, obteniendo dos.

En general, se produjo un aumento del apoyo electoral del bloque de la derecha (PP-Vox- Ciudadanos), pasando del 47,75% al 49,23% y un descenso del bloque de voto de la izquierda (PSOE-UP), del 49,18% al 47,49%.

Estos datos de las elecciones generales de la provincia nos permiten adentrarnos en un análisis que relacione estos con la realidad política municipal y, a su vez, con la izquierda organizada y el neofascismo. La candidatura de UP, conformada por IU y Podemos, obtuvo en España el 12,84%, en Andalucía el 13,06% y en Córdoba el 14,48%. Lo que sitúa un porcentaje provincial de voto mayor que a nivel estatal y andaluz. Mientras que Vox obtuvo un porcentaje provincial mayor que el estatal, 18,56% frente al 15,09%, pero menor que el andaluz 20,39%. UP supera resultado provincial en 28 municipios, en todos ellos el porcentaje de voto de Vox es menor que su porcentaje provincial, salvo en Córdoba ciudad (UP 15,82%-Vox 20,28%), Villafranca de Córdoba (UP 14,00%-Vox 19,21%) y El Carpio (UP 16,71%-Vox 18,71%). Destacar que el PSOE ostenta la alcaldía en 42 municipios, el PP en 14 e IU en 12. En los municipios donde IU fue la primera fuerza política en las pasadas elecciones municipales, (Montalbán 40,77%, Montemayor 37,13%, Nueva Carteya 36,65%, Doña Mencía 33’19%, Fernán Núñez 25,95% , Almodóvar 24,19%, Pedro Abad 22,91%, Castro del Río 20,06%, Fuente Palmera 17,38%, Aguilar 16,22%, Villaralto 11,91% y Cardeña 9,98%), no existe ningún resultado en el que Vox supere el porcentaje provincial, salvo en Carcabuey (16,15%). UP supera la media de sus resultados en todas las alcaldías de IU, salvo en Villaralto, siendo el mejor resultado de UP en la comarca de Los Pedroches, y en Cardeña, que, a su vez, son dos de los municipios de la provincia donde Vox obtiene sus peores resultados (Villaralto 7,79% y Cardeña 9,87). A su vez UP tan solo supera su porcentaje de voto provincial en dos municipios con actual alcaldía del PP (La Rambla y Córdoba ciudad).

Vox supera en veinte municipios el porcentaje de sus resultados provinciales, solo en uno de ellos, Carcabuey (el penúltimo resultado donde ese porcentaje de voto es superado), IU fue la primera fuerza política en las elecciones municipales y ostenta la alcaldía. En el resto de municipios donde Vox supera el porcentaje de voto provincial, 14 municipios son alcaldías del PSOE, 4 PP y 1 Independiente. Los once peores resultados de Vox, donde baja del 10%, obviamente no superan su propio porcentaje provincial de voto, se producen en seis municipios con alcaldía de IU (Villaralto 7,79%, Doña Mencía 7,99%, Fernán Núñez 8,94%, Nueva Carteya 9,56%, Montalbán 9,67% y Cardeña 9 ?87% ), también en el municipio de Fuente Carreteros (4,93%), municipio gobernado por El Olivo y situado en el espacio político de UP, tres municipios con actuales alcaldías del PSOE, Espejo con el 5,22% (El PCE e IU han logrado tener la alcaldía durante cuatro mandatos), El Viso con el 9,06%, Torrecampo con el 8,95% y, tan solo, en uno gobernado en la actualidad por el PP, La Rambla 9,93% (IU tenía la alcaldía en el pasado mandato).

En el caso de la ciudad de Córdoba destacan varias circunstancias. Los colegios electorales en los que UP obtuvo sus mejores resultados (Santa Cruz 55,27%, San Pedro 25,80%, San Francisco/Ribera 25,8%, Villarrubia 24,87% y la Magdalena 23,36%) en dos de ellos, Vox, a su vez, obtuvo sus peores resultados (Santa Cruz 6,32% y San Francisco/Ribera 13,40%). De forma similar se produce a la inversa, los mejores resultados de Vox (V. Linares 32,62%, El Brillante 31,87%, Mirabueno 30,71%, El Patriarca 28,95% y Cerro Muriano 28,86%) coinciden con dos de los perores resultados de UP (El Patriarca 5,61% y El Brillante 5,66%).

Los datos electorales nos muestran cómo en municipios con fuerza y trayectoria histórica del PCE e IU, que hasta recientemente había representado de forma única el espacio de la izquierda organizada, los resultados logrados por Vox son ostensiblemente más bajos. A su vez, de los veinte municipios donde Vox consigue superar su porcentaje provincial, tan solo en uno de ellos actualmente la alcaldía es de IU, frente a cuatro del PP y 14 del PSOE.

Este comportamiento electoral en la provincia de Córdoba nos sirve para mostrar un claro y notorio caso, extensible en el análisis electoral por el resto de la geografía, donde se evidencia que, independientemente de los contextos, causas y variables históricas, económicas, sociales, políticas, religiosas y culturales que explican la conformación de la existencia e identidad colectiva de un barrio, municipio, comarca o provincia para determinar su propia cultura política, se establece una clara relación: a mayor implantación y fortaleza de la izquierda organizada en un territorio concreto con su respectiva traslación a la sociedad de una cultura política democrática, menor impacto y permeabilidad de los proyectos e ideas fascistizantes y, por lo tanto, menor capacidad de incidencia en el comportamiento electoral.