Dominio público

El feminismo entre zorrocotrocos y tiquismiquis

Pedro Oliver Olmo

Profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha

Estamos rodeados de expertos en arrancar las hojas del rábano. Qué lumbreras. Quieren convertir en hojarasca un lema que es una auténtica carga de profundidad del movimiento feminista: "Quiero volver a casa sola y borracha". Leen eso y se acuerdan de las campañas de Alcohólicos Anónimos, o del debate acerca de las políticas públicas sobre el botellón de los jóvenes. Qué biempensantes. Y qué simples.

Qué despistado pero también qué cómodo es distraerse y no pensar en que el mensaje quiere profundizar en un hecho que, ése sí, nos debería avergonzar sin más excusas a la especie humana y a los hombres en particular, porque nosotros sí que podemos volver haciendo eses hasta nuestra casa sin contraer los riesgos que suelen amedrentar a las mujeres por culpa del machismo naturalizado y silencioso, podemos ir con una tajada graciosilla, jijijaja, quizás con miedo al ridículo por ir borrachos, pero no con miedo a que nos puedan ver como piezas de caza o como reclamos sexuales.

Las mujeres, en cualquier circunstancia, deben poder ir por la vida sin miedo, de día, de noche y de madrugada, paseando, haciendo deporte o de ligue o de fiesta, de lo que ellas quieran, con gente, en pareja o a solas, sin que deban asumir el coste de llevar dentro la carga de tener que ser bien interpretadas o el terror a ser malinterpretadas, sin que tengan que dar por hecho que un posible macho cabrón o una manada de chulitos encabronados las pueda ver como objetos de atención y atracción, de baboseo o de seducción y abordaje, y hasta de forzamiento y violación.

Aléjense de esa jauría los colegas despistados, por favor, que esto no va de un mero intercambio de opiniones y libres expresiones, que hay guerras culturales que, como ésta de ahora, en la práctica son cambios que parecen dramáticos, a vida o muerte, porque desvelan dramas que no podemos seguir consintiendo. Hay que aprovechar la eclosión del movimiento feminista, convertido ya en un fenómeno social de primera magnitud en la historia de la humanidad, para dejar de asumir el silencio de los hombres complacientes con el machismo que nos rodea y envuelve desde la cuna y desde la escuela, ese machismo silencioso que calla y otorga ante los privilegios de los niños y los hombres mientras naturaliza la violencia física y simbólica contra las niñas y las mujeres.

No ayuden a los zorrocotrocos haciéndose los tiquismiquis. Por favor, compañeros. Porque ya verán cómo, a este paso, en las cavernas mediáticas y políticas del ultraderechismo rampante, misógino y excluyente, llegarán a decir barbaridades cada vez de mayor calibre antifeminista; de hecho, los más desvergonzados incluso podrían empezar a decir que el movimiento feminista está subvencionado por J&B, por Larios o por Bodegas Ayuso. Por el diablo, no te jode.