Dominio público

Una luz entre los haters

En esta cuarentena he hecho muchas cosas, entrevistas, directos, colaboraciones con este periódico, vídeos cocinando con amigos/as chefs, colaboraciones con ONG’s, he estrenado la última temporada de Vis a vis, he escrito poesía y hasta me he atrevido a ser una musa de Botero en el reto #artchallenge

Tras subir esta foto, que se hizo viral, estallaron los comentarios, desde gente que me felicitaba por lo conseguida que estaba, por el arte, por la belleza, gente que aplaudía mi valentía por salir desnuda, por quererme tanto para mostrar mi cuerpo no normativo sin importarme lo que la gente opinara, pero también hubieron muchos insultos, críticas, muchos consejos médicos, se ve que durante la cuarentena todos se han especializado en medicina, han hecho la carrera en 3 meses en vez de en 5 años, pero ya sabemos cómo es Twitter y que cualquiera puede opinar o insultar sin impunidad, ni conocimientos, sin información previa y sobre todo sin ningún reparo. A mí ya me parece bien, por eso la colgué de manera pública, así que no me molestan las críticas, y diré más, incluso estoy agradecida, porque en medio de tanto hater apareció una luz, un comentario de Roger Codina, al que no tengo el placer de conocer, que dijo lo siguiente:

A raíz de ese comentario empecé a investigar sobre el LIPEDEMA, una enfermedad progresiva que afecta mayoritariamente a mujeres (el 11% de las mujeres españolas la sufren), que se caracteriza por un acúmulo de grasa patológica predominantemente en miembros inferiores, aunque también puede encontrarse en extremidades superiores. Estas células de grasa enfermas van acumulando agua y grasa aumentando de tamaño paulatinamente.

Los síntomas son pesadez en piernas y/o brazos, dolor espontáneo y a la presión, tendencia a los hematomas, y en estadios avanzados puede llegar a afectar el sistema linfático llegando a provocar linfedema o lipolinfedema.

Su causa es desconocida, aunque se sabe que hay un marcado componente hereditario y hormonal. La primera aparición suele ocurrir coincidiendo con cambios hormonales, por ejemplo, después del inicio de la pubertad, tras el embarazo o en la menopausia.

No se puede eliminar con dieta o ejercicio, si bien existen medidas conservadoras para tratar de frenar su avance, el tratamiento definitivo es una intervención quirúrgica con la técnica WAL que consiste en eliminar dichas células grasas enfermas mediante una técnica que preserve y cuide los vasos linfáticos.

Gracias a Twitter he descubierto que tengo LIPEDEMA, y también gracias a Marta Martínez que escribió estos comentarios:

Me puse en contacto con la clínica Med-Plast Lipedema (www.med-plast.es) que me están asesorando, estoy en muy buenas manos, el Dr. Nicolás Ruíz Mosquera y el fisioterapeuta oncológico especializado en sistema linfático el Dr. Curro Millán van a llevar a cabo mi cirugía, preoperarorio y postoperatorio.

Por eso estoy agradecida a les redes sociales, que a veces pueden ser realmente desagradables, pero a veces pueden llegar a ser un intercambio de información muy beneficiosa, sobretodo en este caso, ya que en el mes de junio es el mes del Lipedema y poca gente lo sabe más allá de asociaciones especializadas como www.adalipe.es.

Es por ello que seguiré compartiendo mi cuerpo feliz, incluso con LIPEDEMA, y seguiré intentando crear arte y entrenamiento.