Dominio público

La soledad de Casado ante los Presupuestos más sociales

Miguel Ángel Heredia Díaz

Senador del PSOE por Málaga y portavoz de Hacienda

Los miembros del Gobierno y de la bancada socialista aplauden tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el Congreso de los Diputados. E.P./E. Parra/POOL
Los miembros del Gobierno y de la bancada socialista aplauden tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el Congreso de los Diputados. E.P./E. Parra/POOL

Termina la tramitación de los Presupuestos en el Congreso y la próxima semana comienza en el Senado. Un trámite que ha permitido comprobar tres cosas: la primera, que estos son los Presupuestos más sociales de la historia, la segunda que son los más consensuados de nuestra democracia y la tercera, la soledad, la dura soledad de Casado.

Los Presupuestos de 2021 son los más sociales de la historia de nuestro país, el 53% de ellos están destinados a sanidad, educación, becas, pensiones, dependencia, protección al desempleo o ingreso mínimo vital.

De hecho, ¿han escuchado a Casado criticar estos Presupuestos? No, ni una sola sola vez, porque sabe perfectamente que son buenos para España.

El presupuesto de sanidad crece un 151%, mientras Rajoy lo recortó en 8.000 millones; las becas aumentan un 70%, mientras el PP recortó los becarios y la cuantía de las becas; y las pensiones subirán un 0,9% y un 1,8% las no contributivas, 4 veces más que con el anterior Gobierno.

La Ley de Dependencia aumentará un 46% con Pedro Sánchez, mientras Rajoy y su brazo ejecutor Moreno Bonilla trataron de destrozarla; la partida para investigación crece un 80%, mientras el PP expulsó a miles de investigadores de nuestro país y se reforzarán en 2.000 millones las políticas activas de empleo, mientras el anterior Gobierno recortó un 22% la protección por desempleo.

No, no ha habido críticas a las cuentas públicas, porque son las que necesita nuestro país para salir de la crisis, y proteger a familias, trabajadores, autónomos y pymes. Por eso, Casado se ha volcado en centrar sus críticas en los partidos que han dado su apoyo.

Pero aquí también se ha equivocado Casado, porque pensaba que los apoyos serían muchos menores. Al líder del PP se le ve cada día más nervioso cuando comprueba que el presidente Pedro Sánchez ha conseguido más apoyo al Presupuesto que a su investidura con lo que garantiza la estabilidad del país. Incluso ha sumado a ERC y a PDeCat a las puertas de las elecciones catalanas.

Las cuentas públicas han obtenido una amplísima mayoría de votos, casi 190. Cabe recordar que Rajoy con mayoría absoluta tuvo 176. Además, ha contado con el mayor respaldo de partidos de toda la historia de la democracia, 11 partidos los han apoyado. Todo ello demuestra la capacidad de este Gobierno de consenso, diálogo y de que lo primero son las personas.

Mientras el Gobierno cada día tiene más apoyos, Casado cada día está más solo. Estuvo solo cuando no fue capaz de arrimar el hombro durante la pandemia, estuvo solo cuando fue a Europa y trabajó para dejar a España sin fondos europeos y lo está ahora cuando rechaza unos Presupuestos que servirán para sacar a nuestro país de la crisis. Una soledad cada día más insoportable.

Pedro Sánchez como presidente desde el primer momento impulsó numerosas e importantes medidas para paliar y eliminar los efectos más nocivos de esta crisis para que nadie se quedara atrás y para proteger a los más vulnerables.

Medidas como los ERTEs, el paro para los autónomos, los fondos ICO para pymes y autónomos, la moratoria de hipotecas, el apoyo al alquiler o evitar cortes de luz, agua o gas. Medidas extraordinarias en un momento extraordinario que han movilizado más de 200.000 millones de euros a nivel nacional. Ante una crisis mucho menor, la prioridad para el PP de Casado fue rescatar a los bancos.

Los Presupuestos más progresistas y sociales, los que dan respuesta a la peor crisis en un siglo, ya tienen luz verde. España dice adiós a otro tiempo y avanza hacia un futuro de esperanza.

Gracias a todos los grupos que han aparcado sus diferencias para sacar adelante a nuestro país y gracias a nuestro presidente Pedro Sánchez que con consenso y diálogo ha sacado adelante unos Presupuestos cuya prioridad son las personas.