Dominio público

Convirtiendo derechos en delitos

Kechu Aramburu

Presidenta del Fórum de Política Feminista de Sevilla

Kechu Aramburu
Presidenta del Fórum de Política Feminista de Sevilla

Ya, ya sé quién eres, y hoy no toca recordar como era el "pseudoprogre civilizado" de la derecha ultramontana, que para hacerse un hueco en la hegemonía partidaria, y competir con el liderazgo de tu adversaria histórica y presidenta de tu comunidad, has tenido que sacrificar, entre otras cosas, a las mujeres de este país. ¡Qué papelón  Gallardón!

No te quepa duda, que es lo que más vende, en tu mercado electoral y de consumo interno; todo lo relacionado con el aborto, con la homosexualidad, con la igualdad de género, con las libertades.

En seis meses, que suenan a eternidad, estáis a punto de dilapidar todas las conquistas democráticas, que había santificado la Constitución y las sucesivas leyes, aprobadas en nuestro Parlamento.

¿Cómo es posible que en medio de la tenebrosa situación en la que estamos, no se te ocurra otra cosa, que intentar distraer la atención del personal, aboliendo un derecho consagrado, cual es el poder interrumpir un embarazo cuando  se detecten malformaciones en el feto?

¿Es posible ser tan descaradamente insensible, ante tantas tragedias personales, provocadas por esta y otras situaciones, y agudizadas de forma muy especial, con la voladura que habéis hecho de la ley de la dependencia, que ya no habrá nadie que pueda trabajar y cuidar de la infancia en estas condiciones?

Salvo que tengáis diseñada una estrategia, que iréis desvelando poco a poco, para que las mujeres vuelvan al hogar, quitarlas de las cifras del paro, se dediquen exclusivamente a cuidar a sus hijos, porque las guarderías irán desapareciendo, para que guisen en condiciones en sus casas, porque con la subida del IVA, ya no se pueden pisar los restaurantes, para que distraigan a sus maridos, porque los precios del cine son prohibitivos, y además para que cuiden a sus mayores, sin ayuda profesional en  la casa, porque las residencias son para vosotros; en resumidas, volverlas a confinar  en las cuatro paredes del hogar, y así se volverán más sumisas y dóciles, y no se percibirá tanto la violencia de género.

No puedo dar crédito, a una posición tan miserable, que sólo contenta la cultura política de los padres, y  de los hijos herederos del antiguo régimen.

A  ver si me puedes leer con atención, mira como tú bien sabes, en los previos a la regulación de la ley, pasaban cosas como las que se pueden provocar, con este nuevo trayecto que estáis iniciando, te recuerdo un año inolvidable, era 1976, se realizaron trescientos mil abortos clandestinos en España, y fruto de ello murieron tres mil mujeres ¿Qué te parece?

En marzo de 1998, era presidente  José Maria Aznar, ministro de Trabajo y Asuntos Sociales Javier Arenas, tú eras presidente de la Comunidad de Madrid, y yo era portavoz en el Congreso de los Diputados, en los temas mujer, y junto con mi grupo por aquel entonces, presentamos una "Proposición de ley orgánica de regulación de la interrupción del embarazo", y lo que dije en la tribuna, hace catorce años, tiene hoy de nuevo, total y absoluta vigencia con el gobierno Rajoy. ¡Increíble!

Aquel debate lo afronte con una gran dosis de razonabilidad política, que hoy os merecéis  mucho menos, y os dije textualmente que lo que pedíamos era:

"Una ley de derechos, no de obligaciones, y quien no quisiera acogerse a ella que no la utilizara, pero quien la necesitara tuviera la cobertura sanitaria  necesaria del Estado". También os dije que no criminalizarais un derecho democrático, y no lo encuadrarais en el Código Penal; también os dije que la despenalización parcial abría fisuras sancionadoras, y eran pórticos para la inducción al aborto clandestino; que necesitamos leyes garantistas, que amparen nuestros derechos, os dije que no se puede obligar a una mujer a ser madre en esas condiciones, o en otras cualquiera; os dije que sólo planteábamos una ley de protección de derechos, de corrección de desequilibrios sociales, entre quienes pueden ir a abortar a una clínica de lujo en Londres, o quienes ponen en riesgo su vida, os dije muchas más cosas, pero qué más os da.

Nunca antes un gobierno había perdido tanto en tan poco tiempo, en medio año habéis perdido nueve puntos, y más del 80% de la población apoya las movilizaciones en contra de vuestras salvajes medidas, y hoy acabáis de tirar por la borda otra parte importante del electorado, las mujeres. Menudo balance…

Y no olvides nunca, Alberto Ruiz Gallardón, que con la salud, y la maternidad de las mujeres, no se juega.