Opinion · Ecologismo de emergencia

El plástico contamina. ¿Y qué?

Juan López de Uralde

Tras el lanzamiento de la campaña #NoMásPlástico la respuesta no se ha hecho esperar, y ha aparecido en algún medio cavernario titulares como este: “La campaña alarmista de Equo olvida que el 90% del plástico del mar viene de ríos asiáticos y africanos”.  (Y muchos trolls aplaudiendo y negando la mayor).

Tras la carta del lobby del plástico a la Mesa del Congreso pidiendo vetar nuestra incitativa para la reducción de los plásticos de un solo uso ya nada nos sorprende, pero en cualquier caso es bueno que estén nerviosos porque la lucha contra el plástico cada vez es mayor y hay cada vez más conciencia social de que hay que abandonar el uso de plástico innecesario.

No vamos a entrar en una guerra de números, pero sí a dejar claro que no se puede eludir nuestra responsabilidad con la excusa de que el plástico viene de otra parte del mundo o que otros contaminan más; hacerlo es un disparate.

Según el informe de WWF de 2018, “Una trampa de plástico”, Europa es el segundo productor de plásticos del mundo, después de China, que vierte de 150.000 a 500.000 toneladas de macroplásticos y de 70.000 a 130.000 toneladas de microplásticos al mar cada año. La mayoría de estos plásticos llegan a nuestros mares, como el Mar Mediterráneo, lo que supone una gran amenaza para la vida marina.

Según este informe, de los 27 millones de toneladas de residuos plásticos que se producen cada año en Europa, sólo un tercio se recicla. Sin mencionar la enorme cantidad de residuos – plásticos incluidos- que Europa, incluyendo a España, ha estado exportando a China, hasta que ha dicho basta.

En el informe del Programa de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente  y el Plan de Acción para el Mediterráneo se indica que los países que más plásticos vierten al Mediterráneo son Turquía (144 toneladas/día), España (126), Italia (90), Egipto (77) y Francia (66).

A esto añadimos un Informe del anterior Ministerio de Agricultura, Alimentación, Pesca y Medio Ambiente sobre la basura marina publicado en 2012 que estudia los 5 años anteriores, y que establece que hay una presencia generalizada de basuras marinas en los fondos marinos, así como en las playas estudiadas. Asimismo, el informe establece que la mayor parte de la basura que se acumula en nuestras playas y mares es -¡oh, sorpresa!- plástico (73%).

No obviamos que el resto de los datos a nivel mundial también son un serio riesgo para nuestro entorno y nuestra salud. Pero tachar esta campaña de alarmista es negar la evidencia.

Nuestro consejo para la industria del plástico: destinar más recursos para solucionar este problema, en lugar de gastar esfuerzos en contradecir la realidad. Además, a juzgar por la Directiva sobre plásticos en la que trabaja la Unión Europea, parece que no quedará otro remedio. Eso sí, esperamos que la presión de la ciudadanía sea mayor que la del lobby y no quede en papel mojado.

Por último una pregunta ¿Creéis que a esta tortuga le importa si el palito viene de China o de España?