Ecologismo de emergencia

España debe aprovechar la oportunidad que el Sistema de Depósito en Portugal nos brinda

"En Bruselas no se discute si habrá o no Sistemas de Depósito, sino cuándo y cómo se pondrán en marcha. En Europa, diez países ya lo tienen y diez más están discutiendo su fecha de implantación". Así de claro hablaba Joan Marc Simon hace unas semanas en un evento organizado por la Alianza Residuo Cero a propósito de la nueva ley de residuos que tiene que ver la luz en España el próximo año. "A nivel ambiental es mucho mejor la reutilización y la prevención que el reciclaje, así que el debate gira en torno a cómo poner en marcha Sistemas de Depósito con cuotas de uso para envases reutilizables y objetivos de ecodiseño", insistió.

Simon es el director de Zero Waste Europe y un referente mundial en materia de residuos, por lo que sus opiniones son escuchadas por mucha gente. Y eso es precisamente lo que lleva haciendo el gobierno portugués durante los últimos años: escuchar a las personas expertas, atender la ambición con la que la Comisión Europea ha impulsado las nuevas directivas de residuos, oír a la sociedad que clama soluciones ante la contaminación de los plásticos de un solo uso.

Como consecuencia, Portugal acaba de hacer un anuncio histórico. A partir del 1 de enero de 2022, se podrán devolver latas y botellas de plástico y vidrio mediante un Sistema de Depósito para envases de bebidas. Y no solo eso, el país luso apuesta decididamente por fomentar los envases reutilizables para aguas, bebidas refrescantes, cervezas y vinos, mucho más sostenibles que los de un solo uso. En 2025, el 20%, como mínimo, del volumen de bebidas que se vendan deberá estar envasado en envase reutilizable, mientras que para 2030 esta obligación deberá ser de al menos el 50%.

Con esta decisión, Portugal se asegura proteger a su ciudadanía y a su medio ambiente de los millones de latas y botellas que cada día se pierden y dañan nuestro entorno, se alinea con los países más sostenibles del continente y, además, da un gran paso adelante para combatir la emergencia climática. La propia entidad de Simon, Zero Waste Europe, publicaba esta semana un estudio junto a Reloop en el que se desvela que el uso de una botella reutilizable de vidrio genera un 85% menos de emisiones que el de una botella de vidrio de un solo uso, un 75% menos que una de plástico y 57% menos que una lata.

España, como Portugal, afronta también el proceso de la trasposición de las directivas europeas de residuos, pero de momento, la vicepresidenta Teresa Ribera parece interesada en escuchar solo a la industria de los envases de un solo uso, como denunciaba hace poco un informe de la fundación holandesa Changing Markets. El anteproyecto de ley presentado por la ministra de Transición Ecológica está a años luz de la valentía y el compromiso con el medio ambiente y el futuro de las personas mostrado por sus colegas lusos.

Los Sistemas de Depósito son una tendencia global que Bruselas promueve, las personas expertas avalan y la sociedad civil demandada, como muestra una encuesta reciente elaborada en el territorio luso en la que el 91% de las personas demandaban la puesta en marcha de esta práctica. ¿A qué espera la vicepresidenta Ribera para dejar de mirar hacia otro lado? Portugal nos acaban de abrir una puerta hacia un futuro limpio, sano y sostenible que no podemos cerrar.