Opinion · EconoNuestra

La historia del precio del petróleo: subidos a una montaña rusa

Ignacio Mártil
Catedrático de Electrónica de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Real Sociedad Española de Física

Desde finales del año 2014, asistimos a una bajada continuada en el precio del petróleo, bajada que se ha acentuado en las primeras semanas del año en curso y que lo ha llevado a cotizar por debajo de 28 $/barril. El asunto es de gran trascendencia, dada la enorme importancia que el petróleo juega en las economías de los países que, como el nuestro, no disponen de recursos energéticos propios (salvo agua, viento y sol, pero ese es otro debate que queda fuera del objetivo de este artículo).

El transporte depende casi exclusivamente del petróleo, ya que alrededor del 90 % de las necesidades de combustible de automóviles, aviones, trenes, buques, etc., se abastecen con gasolinas, gasóleos y querosenos. Además, el petróleo (y su principal derivado, el gas) se usa para producir energía eléctrica, lubricantes, fertilizantes, pesticidas, plásticos y una gran diversidad de productos químicos; de ahí que las variaciones en el precio de esta materia prima, tanto al alza como a la baja sea siempre noticia de primera página.

En este artículo voy a hacer un recorrido histórico por el precio del petróleo desde la segunda mitad del siglo XIX, momento en el que comenzó su uso masivo por la incipiente industria del automóvil, hasta nuestros días. Dividiré el análisis en dos períodos: hasta 1970 y desde ese año al momento presente.

1. Desde 1860 hasta 1970
La figura muestra la evolución del precio del barril de petróleo para este período:

1860-1970
Precio del barril de petróleo (1 barril = 159 litros) para el período 1860-1970. Línea verde: precios nominales; línea naranja: precios ajustados a la inflación hasta 2013. Fuente: Historical crude oil price

El primer yacimiento de petróleo propiamente dicho se descubrió en 1859, en Pensilvania (EE.UU.), descubrimiento que trascendió rápidamente y dio origen a la moderna industria del petróleo de EE.UU. La producción de los primeros yacimientos de Pennsylvania fue superada rápidamente por la demanda, lo que promovió un crecimiento espectacular de la producción en otros estados como Ohio, Texas, Oklahoma y California. Esto marcó un período fuertemente especulativo, durante el que el precio del petróleo sufrió un verdadero carrusel en los años comprendidos entre 1860 y 1870, tal y como se aprecia en la figura. La fiebre del petróleo de aquellos años propició la fundación, en 1870, de Standard Oil, compañía de gran renombre, cuyo principal accionista fue John D. Rockefeller. Su posición de dominio en el mercado llevó al gobierno de Estados Unidos a tomar medidas antimonopolio que culminaron en 1911 con la obligación de segregar Standard Oil en 34 compañías.

En el período 1870-1880 se descubrieron los ricos yacimientos de Bakú, en el Cáucaso. En 1880, la banca Rotschild concedió un préstamo a gobierno de Rusia para construir una línea de ferrocarril desde Bakú hasta el mar Negro para facilitar la exportación a Europa. La producción rusa llegó a significar un tercio de la producción de los EEUU, lo que inundó el mercado con petróleo barato, de manera que entre 1880 y 1890 el precio del barril bajo al nivel nominal de 0.8 $/barril (20 actuales).

La industria petrolera creció en el siglo XIX impulsada inicialmente por la demanda de queroseno para las lámparas de iluminación, pero el auténtico impulsor, a comienzos del siglo XX, fue la industria del automóvil. En 1908 apareció en el mercado el célebre Ford T, que propició el uso masivo del mismo (se fabricaron más de 15 millones de unidades de este modelo). En vísperas de la primera guerra mundial, había en el mundo más de un millón de automóviles; en 1922 ya había 18 millones y en 1929 el número subió a 32 millones.

Al finalizar la primera guerra mundial, hubo un repunte en el precio del barril, motivado por la generalización del automóvil entre las clases medias, lo que llevó aparejado un fuerte incremento del consumo de combustible y por consiguiente de su precio, pero ese aumento duró poco tiempo. Ni siquiera la Gran Depresión de los años 30 incidió significativamente en su precio, aunque en 1931 marcó el más bajo de su historia (0,65 $/barril nominales, 9,94 actualizados).

Durante los años 20 y 30 se sucedieron continuos descubrimiento de grandes yacimientos en Irak, Golfo Pérsico y Arabia Saudí, que aseguraban el abastecimiento de la demanda creciente; esa es una de las razones por la cual el precio no sufrió alteraciones de importancia durante esos años. De hecho, en el lapso de tiempo que va de 1930 a 1970, el precio del barril osciló en la franja 1-2 $/barril nominales (10-20 actualizados), y esa tendencia se mantuvo incluso durante la segunda guerra mundial y en las sucesivas crisis de la posguerra.

En los años 50 y 60, la industria petrolera creció de manera continua y estuvo dominada por siete grandes compañías occidentales, conocidas como “Las Siete Hermanas”, que mantuvieron el control del mercado hasta los años 80:

7 hermanas

“Las Siete Hermanas”: British Petroleum, Chevron, Esso. Gulf, Mobil, Shell y Texaco. Las grandes compañías anglosajonas que dominaron el mercado del petróleo en el mundo hasta los años 80.

A comienzos de 1960, se convocó en El Cairo el Primer Congreso Árabe del Petróleo, como reacción a las reiteradas reducciones unilaterales del precio del petróleo provocadas por “Las Siete Hermanas”. Inmediatamente después, entre el 10 y el 14 de septiembre de ese mismo año, los representantes de los gobiernos de Irak, Irán, Kuwait Arabia Saudí y Venezuela celebraron una conferencia conocida como Conferencia de Bagdad, que dio lugar a la creación de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP). La influencia de este poderoso cártel se notaría mucho en años posteriores, como se verá a continuación.

2. Desde 1970 hasta hoy: evolución en los últimos 50 años
La figura muestra la evolución en el precio del barril de petróleo para el período que va desde 1970 hasta nuestros días:

precio petroleo 1970-2015

Evolución del precio del barril de petróleo desde 1970. Precios ajustados a la inflación hasta 2015, con indicación de los acontecimientos que influyeron en sus variaciones. La figura recoge los inicios de la bajada de finales de 2014. Está indicado el precio del barril en enero de 2016. Fuente: Crude oil price history 1970-2014.

La primera gran convulsión en el precio del petróleo se produjo en el otoño de 1973, a raíz de la guerra del Yom Kipur (el conflicto que enfrentó a Israel con Egipto y Siria), la OPEP decretó el embargo de las ventas de petróleo a los estados que apoyaron a Israel, principalmente a EE.UU. Dicho embargo se prolongó por espacio de seis meses y al finalizar, en marzo de 1974, los precios nominales habían subido de 3 a 12 $/barril (en moneda actual, de 14 a 58). Pero lo peor estaba por venir, pues a comienzos de 1979, la revolución de Irán primero y el inicio de la guerra Irán-Irak después, provocaron alzas indiscriminadas en los precios, subiendo de 13 a 34 $/barril entre 1979 y 1981, (de 50 a 120 actuales).

A principios de la década de los 80, los países importadores comenzaron a diversificar sus compras a productores no pertenecientes a la OPEP, con lo que en 1984, el precio se había reducido a valores nominales de 15-25 $/barril (25-40 actuales). En 1990, Iraq invadió Kuwait, tras lo que la ONU impuso un embargo a Iraq y el 11 de octubre de 1990 el precio marcó un valor nominal de 42 $/barril (60 actuales), pero recuperó los precios anteriores en muy poco tiempo.

Al comenzar el siglo XXI, diversos acontecimientos hicieron subir lenta pero inexorablemente el precio del barril: los atentados del 11 de septiembre de 2001, la segunda guerra del golfo (2003), la eterna crisis de Oriente Medio y la enorme burbuja financiera que se fue cebando desde los últimos años del siglo XX. El precio del barril alcanzó su cota máxima en la primavera del 2008, cuando llegó a rozar los 140 $/barril. Inmediatamente después comenzó la Gran Recesión y la caída libre de su precio hasta niveles de 40 $/barril en la primavera de 2009. Tras un período de convulsiones en el mundo árabe (primavera árabe y su impacto en Libia, uno de los grandes productores; sanciones a Irán), el precio se estabilizó en una franja de 80-100 $/barril, franja en la que se ha mantenido con ligeras fluctuaciones desde mediados de 2012 hasta finales de 2014.

Desde el otoño de 2014, asistimos a una bajada continuada en su precio y a comienzos del presente año, el precio se ha situado en la franja 28-32 $/barril. Es pronto para saber a qué obedece un descenso tan acusado; los primeros análisis apuntan a tres factores: gran producción de Arabia Saudí para forzar la bajada de precios y así afectar severamente a los productores de EEUU que emplean la técnica del fracking, levantamiento del embargo a Irán tras los acuerdos del verano de 2015 sobre su programa nuclear y reducción de la demanda por parte de China. El tiempo dirá si hay otras causas añadidas.

3. Conclusiones
Aunque en los últimos meses parece que vivimos una época de bajos precios del petróleo, su evolución durante los últimos 50 años no debe infundir optimismo. La gran volatilidad de su precio durante el último medio siglo demuestra que este se mueve en una auténtica montaña rusa, dado su carácter estratégico, lo que hace que su cotización sea extraordinariamente sensible a gran número de condicionantes que la alteran al alza o a la baja en períodos de tiempo muy breves. De hecho, nos encontramos ante la paradoja de unos precios muy bajos en un tiempo en el que el final del petróleo se acerca a pasos agigantados. Y ese final, según se temen muchos expertos, puede ser muy doloroso.

Reducir la fuerte dependencia que tiene nuestra economía de esa materia prima (el 70-75% de la energía primaria que consumimos) debería ser una absoluta prioridad para cualquier gobierno, sea del signo político que sea.