El libro del Buen Conocer, una enciclopedia del bien común

Daniel Martín y Virginia Uzal
Periodistas miembros de la comunidad editorial del 4º Poder en Red

“En el corazón de los pueblos están los códigos que pueden darle la vuelta a la calamidad global del capitalismo cognitivo”. Con estas palabras comienza Daniel Vázquez, director de la FLOK Society, el prólogo libro del Buen Conocer: Modelos sostenibles y políticas públicas para una economía social del conocimiento común y abierto en Ecuador.

Este macroproyecto colaborativo de innovación política pone sobre la mesa una hoja de ruta hacia un cambio de modelo productivo basado en el conocimiento. El libro, que está disponible para descargar en abierto, ha contado con la participación de más de 1.500 personas durante un año de trabajo. El documento nace enfocado principalmente a Ecuador, pero vive en él la vocación de que sus aportaciones sean estudiadas y aplicadas en cualquier región del mundo. Según expresa la comunidad de autores, se trata un viaje hacia “un horizonte más relacionado con el compartir que con el competir”.

John Restakis, uno de los investigadores de FLOK Society, define el capitalismo cognitivo como un proceso por el cual el conocimiento es privatizado y mercantilizado con el fin de generar ganancias para el capital. Ese proceso de extracción de valor propicia, entre otras cosas, la existencia de un sistema de patentes que impone costes prohibitivos a los medicamentos, negando el derecho a la salud a los más empobrecidos.

Según explicó durante la presentación del libro el investigador vasco Xabier E. Barandiaran, el 84% del flujo de capital bursátil se basa en activos intangibles basados en el conocimiento. Sin embargo, más del 50% del tráfico global de internet tiene lugar mediante el intercambio entre iguales en redes P2P. Esto quiere decir que, a pesar de la mercantilización del conocimiento, la mayor distribución mundial de saberes se realiza de forma libre sin intermediarios y sin coste alguno para el usuario final gracias a la inteligencia colectiva.

En esencia, el buen conocer pretende superar las barreras que excluyen a la ciudadanía del acceso al inagotable acervo de saberes generados por el ser humano y acabar con la extracción de valor mediante la liberación del conocimiento común. Para alcanzar ese objetivo, la FLOK Society ha estudiado las formas de explotación y acumulación del capitalismo cognitivo desde cuatro sectores socioeconómicos:

En primer lugar el libro incluye tres documentos dedicados a la potenciación de la inteligencia colectiva. En ellos se realizan propuestas para maximizar el acceso a la educación con recursos en abierto, se analizan formas de organización social que permiten consolidar la investigación y producción científica de manera colaborativa y se señalan estrategias para consolidar el rol de la cultura libre comunitaria.

A continuación, la comunidad arroja luz sobre las capacidades productivas orientadas a los comunes. La FLOK Society pone en contraste la necesidad de definir la alimentación (y por extensión el sistema agroalimentario) como parte del bien común frente al modelo de agronegocio, en el que el capitalismo cognitivo impone al productor el uso de determinadas semillas, fertilizantes y pesticidas. En esta segunda parte se aportan también documentos sobre el aprovechamiento de la biodiversidad, el diseño abierto y fabricación de bienes materiales desde el conocimiento compartido y las vulnerabilidades del modelo dominante de matriz energética. Este último dossier propone soluciones que pasan por una proliferación de sistemas energéticos sometidos a la gestión ciudadana.

La parte tercera tiene como objetivo determinar el marco institucional, social y comunitario necesario para que Estado y empresas participen en la economía del conocimiento y aprovechen las posibilidades de innovación en la prestación de servicios sociales. En concreto se abordan tres grandes cuestiones: la regulación sobre economía social desde la premisa que una mayor apertura gubernamental potencia sus actividades, la posibilidad de que los usuarios sean los que diseñen los servicios públicos relacionados con los cuidados y la potenciación de un estado basado abierto a la participación de la sociedad civil.

Por último, la cuarta parte versa sobre la importancia de unas infraestructuras técnicas libres y abiertas. El documento hardware libre expone el potencial de los modelos de producción material basados en el conocimiento compartido y propone la creación de espacios de innovación ciudadana. Finalmente, el documento software libre resalta la relevancia que el sector ha alcanzado como modelo de auto organización de la inteligencia colectiva y propone estrategias para la migración de las instituciones públicas a tecnologías de código libre, tanto para asuntos técnicos como para la implantación de formas de organización política.

La FLOK Society demuestra que es posible revertir las lógicas que han llevado al vaciamiento de la soberanía popular en nombre de la economía de mercado. En lugar de recurrir a las gastadas y fallidas recetas de siempre (presentadas habitualmente como la única vía técnicamente asequible), esta comunidad ha preferido invertir el procedimiento: primero determinar unos objetivos políticos encaminados al bien común y, a posteriori, buscar las técnicas y las formas de organización que lo hagan posible. “Los neoliberales impulsan los paraísos fiscales. Nosotros vamos a impulsar los paraísos del conocimiento, el conocimiento del bien público y de acceso abierto”. Esto afirmó el año pasado Rafael Correa, presidente de Ecuador. Doce meses después parece que ese Jardín del Edén de la cultura libre es una realidad casi palpable.

 

FLOK Society como proceso de investigación colaborativa

En un proyecto de estas dimensiones, la metodología no podía pasar desapercibida, hasta el punto de contar con capítulo propio. Participativa, colaborativa y abierta para dar solución a un problema de complejidad productiva de considerable magnitud que abarca desde las infraestructuras digitales a escala nacional, hasta los saberes de las comunidades originarias.

Este gran ‘reto’ requirió de integrar a expertos internacionales, hackers, investigadores, juristas, activistas y hasta líderes indígenas con el objetivo de definir y concretar las políticas y principios reguladores para un modelo de sociedad productiva del conocimiento abierto y común.

Sin embargo, la metodología utilizada no responde únicamente a la complejidad del proyecto, sino a la necesidad de una política para crear prototipos de cómo se genera un conocimiento común y abierto. El proceso de elaboración también fue libre, y para ello se dotaron de herramientas de investigaciones con la misma filosofía.

La estructura tiene en mente el objetivo de ser replicado e inspirar a futuras iniciativas hermanas, por ello se basó en una serie de principios organizativos. “La arquitectura de la participación y el proceso de colaboración han sido organismos vivos durante estos casi dos años, sometidos a cambios institucionales, a contextos variables, modificados por las personas que participaron y encarnaron los procesos”.

El proyecto se desarrolló en red, se proponía trabajar desde el mismo documento madre a partir del concepto de proceso abierto y constituyente del sumak yachay (buen conocer) y sus resonancias con la cibercultura del procomún. La investigación también jugaba un papel fundamental: “No habrá cambio de matriz productiva si no conseguimos ir más allá del conocimiento disponible en la actualidad”.

Comunicar, conectar y producir en igualdad e integración multicultural y con unos procesos accesibles y visibles, con licencias copyleft, garantizando una transparencia y auditoría pública ciudadana. “El proceso del Buen Conocer / FLOK Society puede considerarse, según el argot hacker, un código fuente visible por todos y todas, mejorable por la inteligencia colectiva”.

También en El 4º Poder en Red

Ni pública ni privada: ¿La información como bien común?

– “Si centramos la economía en el bien común, podemos abandonar o reformar el capitalismo”

– Ecuador: la Sociedad del Conocimiento Libre y en Abierto