El mercado de los votos

Sánchez se hunde en Catalunya igual que Rajoy

Rajoy es un incompetente electoral y el PP no tiene más solución que reconcentrarse en las esencias del espacio Le Pen. Éstas son las conclusiones de los dos primeros artículos de este Mercado de los Votos. Las encuestas publicadas por los diferentes medios de comunicación vaticinan que el PP será farolillo rojo en Catalunya, con perdón de UDC, que si por su parte confirma los pronósticos obtendrá un resultado exiguo a la par que exitoso. Y siendo farolillo rojo en Catalunya, casi una anécdota, superado por Ciutadans, Rajoy hauria de fer un pensament (tendría que recapacitar).

¿Es Rajoy el candidato idóneo para remontar el batacazo de las municipales de mayo, el baño de realidad de Andalucía y lo que sucederá en Catalunya el 27-S? Rajoy ha gestionado el calendario electoral en contra de sus propios intereses, como si fuera su propio enemigo. Por eso, las plebiscitarias catalanas le deben de llevar al desastre en las generales, con una mayoría de diputados soberanistas que querrán forzar la negociación con el Estado a partir del plus de legitimidad del 27-S, con una lista Catalunya Sí que Pot que viene a confirmar que Catalunya también es nación de Spanish Revolution, derecho a decidir y forma parte del Sur endeudado de la UE y, finalmente, con unos Ciudadanos que se consolidarán como segunda o tercera fuerza en Catalunya y eso será como la liebre para el corredor etíope en busca del récord mundial.

Mientras tanto, el PP ha decidido reducirse. Así es como se entiende que el ministro barcelonés, Jorge Fernández Díaz, intente ridiculizar al entrenador catalán del campeón de futbol alemán por cerrar la lista del soberanismo. Lo del ministro suena a lo mismo que las denuncias del PP, en el Congreso, de injerencias por parte de Venezuela o las inauditas acusaciones del exalcalde de Gandia, del PP, de robarle legalmente la alcaldía. El PP opta por este discurso reconcentrado, sin parangón en Europa porque Spain is different, para nada convergente con un conservador danés, con el discurso del miedo y del "o nosotros o el caos".

Amortizada Catalunya, el PP se convertirá en un partido sin interlocución en todo el Estado, como hasta hoy les ha gustado pavonear, a Aznar sobre todo. Serán anécdota en el País Vasco, anulados en Catalunya, sólo ubicados en Castilla-León y Galicia, y con el beneplácito de Ciudadanos en Murcia, Madrid y La Rioja. Ésta será la conclusión de las elecciones del 27-S en Catalunya, porque Raül Romeva, el candidato de Junts pel Sí ya lo ha dicho: quiere mayoría para negociar con el Estado. Dicho de otro modo, esto es política de máximos, que la lección griega da para muchas clases.

Llegados a este punto, sin embargo, toca hacernos la pregunta. ¿Y el PSC-PSOE, qué? En las autonómicas de 1999 obtuvo casi 1,2 millones de votos. Ahora superaría con dificultades los 300.000 votos. En una de las conversaciones con Manuel Castells, nos propuso un juego: sustraer los diputados catalanes del computo histórico de las elecciones generales. Es un ejercicio saludable para entender la importancia que Catalunya ha tenido sobre el PSOE y su papel hegemónico para consolidarse en el bipartidismo.

En las generales de 1993, el PSOE obtuvo 159 diputados y el PP 141. Si restamos los diputados catalanes, tenemos que el PSOE tendría 141 y el PP 133. El diferencial real fue de +18 a favor del PSOE. Con la operación propuesta por Castells, sólo +8 a favor del PSOE.

En las generales de 1996, el PP obtuvo 156 y el PSOE, 141. Con la resta propuesta, el PP tendría 148 y el PSOE, 122. El diferencial real fue de +15 a favor del PP. Con el diferencial propuesto, +26 a favor del PP.

En las generales del 2000, el PP obtuvo 183 y el PSOE 125. Con la resta catalana, el PP habría obtenido 171, mientras que el PSOE, 108. El diferencial real fue de +58 a favor del PP mientras que el diferencial propuesto sería de +63.

En las generales del 2004, el PSOE obtuvo 164 y el PP, 148. Con la resta catalana, el PSOE habría obtenido 143 y el PP, 142. El diferencial real fue de +16 a favor del PSOE, mientras que el diferencial propuesto sería de +1. Sólo un único diputado, atención, con lo ruda y áspera que fue aquella primera legislatura de Zapatero.

En las generales del 2008, el PSOE obtuvo 169 y el PP, 154. Con esta resta, el PSOE habría sacado 144 diputados y el PP, 146. El diferencia real fue de +15 a favor del PSOE. El diferencial propuesto habría sido de -2 para el PSOE o +2 para el PP.

Estos detalles no deberían de pasar desapercibidos para entender la importancia de las elecciones catalanas, como enésima primera vuelta de las generales a celebrar dos meses después. Catalunya ha sido fundamental para el PSOE. Incluso cuando su electorado más joven, en 2011, decidió desmovilizarse. Si practicamos este juego de descontar los diputados catalanes, Rubalcaba habría estado por debajo de los 100 diputados.

Que Catalunya Sí Que Es Pot, o lo que es lo mismo el marketing de Podemos, supere con holgura los 600.000 votos y reduzca al PSC a los 300.000 votos, tiene el mismo valor que el adelantamiento sin permiso que Ciudadanos le hará al PP. Los hasta ayer partidos de ámbito nacional con presencia en Catalunya pasarán a ser del montón, no liderarán espacio electoral alguno y obligarán a sus líderes en Madrid a modificar los reglajes para llegar con brío a la meta de las generales de noviembre. El mercado se ha quebrado y no sólo por la lista única y la Spanish Revolution de Podemos. También porque los partidos del orden del 78 que han gestionado la Transición van a hipotecar, con los resultados en Catalunya, a sus jefes de filas y, en consecuencia, promocionarán, como anticipan las encuestas, a los nuevos actores llamados a ser su reemplazo.

¿Es consciente que con estos resultados en la mano, el candidato socialista Pedro Sánchez lo va a tener crudo para recuperar la primera posición en unas elecciones, las generales, en las que el PSOE siempre se mostró invencible en Catalunya hasta 2008 y que en 2011 perdió en beneficio de CiU, quedando segundo? ¿Es consciente Sánchez de que, para unas generales, su partido -en 2008 obtuvo más de 1,5 millones de votos– va camino de ser cuarta fuerza en Catalunya, viéndose superado por la lista única del soberanismo, Podemos y Ciudadanos, como por otra parte ha sucedido ya en el Ayuntamiento de Barcelona?

Por la misma regla de tres, ¿si convenimos en que Rajoy sale tocado y hundido como líder si su partido queda último el 27-S, cómo quedará entonces Pedro Sánchez, que se situará a la par que la CUP y con la perspectiva de quedar cuarto en las generales?