Elisa Serna

ASI SE VÉ, LA FUERZA DEL PCE

 Así se vé, la fuerza del PCE

Marcelino Camacho y su mujer, Josefina en el Homenaje que les rendimos hace dos años.

Palacio de Congresos, Madrid.

"La historia de la humanidad está llena de crímenes. Ningún cristiano deja de serlo por los crímenes de la Inquisición; ningún demócrata se considera hoy responsable de los crímenes de la Revolución Francesa. Igualmente, ningún comunista debe sentirse heredero de los crímenes que efectivamente se cometieron en nombre del comunismo." ha respondido Centella a preguntas de Vera Gutierrez Calvo para El País.

Dicen que mas vale tener la cara roja un día que ciento amarilla, y que rectificar es de sabios, más si la autocrítica impacta en los primeros días de la Secretaria General de José Luís Centella (Córdoba 1958), 51 años, al que con sinceridad deseo una travesia gozosa, al timón.

Porque no sería una falta de hilación añadir a la respuesta de Centella, como parafraseo al recurso a la Impunidad que lamentablemente exhibe en sus primeras declaraciones:"Ningún fascista deja de serlo por los crímenes de la Dictadura de Franco"

Gaspar Llamazares, Portavoz de IU y comunista, en el Congreso de los Diputados

Si los herederos de los cristianos, los demócratas afrancesados no han condenado sus crímenes se debe a que el factor humano no les asistió en el momento oportuno de hacerlo, años ha, ni los Derechos Humanos existían como garantia aun.

Sin embargo al comunismo soviético sí les asistió desde su XX Congreso, que supuso la condena de los crímenes del stalinismo, es decir de la corriente marxista-leninista hegemónica entonces, en base a un extenso Informe sobre los crímenes cometidos contra sus propias izquierdas, minuciosamente detallado, dolorosísimo de estudiar, que fué triturado filosóficamente y condenado por el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, el PCUS. Está en google.es.

Rosa Aguilar, ex-alcaldesa de Córdoba y nueva Consejera de Obras Públicas de la Junta de Andaluc
</p>
			</div>

			<div class= Más opiniones del autor »