El niño Jesús, la Virgen de Coromoto y el Kalashnikov

La que se ha montado en Caracas. Dos de los principales jerarcas católicos de Venezuela han expresado su enojo por un mural pintado en las paredes del barrio 23 de Enero, bastión popular del presidente Hugo Chávez, donde la Virgen de Coromoto sujeta al niño Jesús y agarra un fusil. El grafiti, según Efe, ha sido atribuido al grupo prooficialista La Piedrita. “No es expresión del arte”, dijo hoy el cardenal Jorge Urosa, arzobispo de Caracas. “El arte es para elevar y promover el gusto por la belleza y no la violencia ni la muerte”.MIGUEL GUTIÉRREZ / AFP