el pingue

Mono

Nunca me gustó el zoo. No sé por qué estoy aquí, solo. ¿Dónde están mi mujer y mis hijos?. Han venido conmigo, creo. Mal tienen que estar las cosas para que sea yo el único que está visitando esta cárcel de animales. Por lo visto tampoco tienen cuidado con las bestias. ¡Mirá tú dónde hay una boa!. ¡Y allí un hipopótamo sliendo del recinto! ¿Pero dónde está la gente? Me voy a ir por esta zona asfaltada por si hay que correr a por el coche. ¿Dónde dejé el coche? Pues habré venido en bici porque si no, ¿para qué quiero el casco?.

¡Manuela!, no me oye. Pues no habrán venido. Mira, ahí viene uno con un mono de trabajo marrón puesto..

-Disculpe, ¿me puede decir dónde está la salida? Creo que tengo a mi mujer esperándome allí.

- No hay salida. Este es un recinto cerrado.

- ¿Cómo no va a haber salida? ¡Si he entrado yo! ¡Oiga, conteste, no se dé la vuelta, que le estoy preguntando! ¡Pero si usted es un mono! ¡Si no puede hablar! ¡Qué hace!

(suena un desperdador)

- Jaime, apaga, que es domingo. No sé si sabes que los niños están con tu madre. Tengo el estómago fatal. ¡Vaya cena, puf!

- Ni que lo digas....

 

Letrasjuntas nº19