el pingue

¡Tranca!

El primer día de matanza está acabando como siempre, apurando los restos del chichurro y lavando tripas. Ya he visto que en la tienda de encurtidos del Mercado del Val venden esas tripas límpias, preparadas para rellenar....

- No te fíes, como estas no son. ¡Vete tú a saber de qué marrano son!

-Bueno, no sé de qué marrano serán pero sí que este trabajo nos lo ahorramos.

-Mira Enrique, si vas a poner peros mejor ponte a otra cosa y déjanos a tu mujer y a mí limpiar estas culares.

Las dejaré limpiar las culares, al fin y al cabo los salchichones que se curan merecen la pena pero el año que viene compro un fardo de tripas como está mandado.

- ¡Enrique, tranca esa ventana, que entra frío!

- Madre, cómo voy a trancar con este olor.

- ¡Qué tranques! ¿No has oído a tu madre?

Noto que el ambiente está cargado. Esa mirada de Andrea creo que sé lo que quiere decir.

-Ya está, trancada.

Letrasjuntas nº21