Casa Gerardo. Morder Asturias

Oigo Kind of Blue mientras repaso mis recuerdos. Sábado, un día de cielo gris. En la puerta  nadie espera, tan sólo el cristal impoluto de la casa que nos acoge. Acerco mi cara para evitar el reflejo, como cuando crío me ponía de puntillas mientras de reojo adivinaba que aquel pastel de nata y hojaldre no iba a ser para mí. Detrás, Pedro Morán baja la escalera para saludar y recibir a todo aquel que llega. Tras el saludo, abre un libro y extrae un recuerdo: la foto de una visita de hace 10 años a Cala Montjoi.

ostra-embarrada.JPG

esparragos-argan.JPG

higado-de-salmonete.JPG

bogavante-que-va.JPG

El comedor es sólo para nosotros; paredes color verde,  grandes ventanales. En un momento de la comida suena levemente, en el hilo musical, Mediterraneo de Joan Manuel Serrat. Pienso que el plato que estoy comiendo, Quisquillas a la brasa con panes secos pistachos y rosas, es digno de esa melodía. El sumiller se intenta hacer un hueco para explicarnos qué vino tomamos, qué platos se apoderan de nuestra voluntad, mientras, Marcos Morán nos detalla qué quiere contar con ellos. Entre tanto, conversaciones sobre vinos, sobre blogs, sobre comidas, sobre platos. A la vez, sorbos de vino, chascarrillos, alegría,…

quisquillas.JPG

rubio.JPG

caballa.JPG

Todo es recuerdo para mí. Los platos no me dejan levantar la mirada hasta que no termino. Argollas que me enganchan a la vida, sabore a chorizos, a morcilla, a jamón ahumado; mar, canela, rosas, yodo. No suena Elegía de J.M.S, pero casi la estoy pidiendo: «….no perdono a la vida desatenta…..». Yo no perodono olvidar.

salmonete.JPG

sin-palabras.JPG

En la cocina se guisan los sentimientos. Nos llegan a modo de compango,  de fabes, de arroz con leche, de anchoas, de curry, de manzanas, de hígado de salmonete, de caldo de centollo, de rubio, ….. A veces, una mirada cómplice de los Morán es respondida con un guiño, entre rápido y lloroso, porque aquello es ya pasado.

postre-1.JPG

peras-al-vino.JPG

arroz-con-leche.JPG

La tarde se echa encima. Son las ocho. Nos vamos.  Ya es recuerdo. Ya te tengo. ¡Ya te he mordido, Asturias!

P.D:

En la mesa, gallegos a «mogollón», venidos de todas las provincias y que forman parte de ese grupo que ha marcado un antes y un después dentro de las reuniones blogueras: Pantagruel, supongo; Cocina DeLokos, De Pinchos, La Caja de los hilos, Capítulo 0, Gourmet de Provincias, Another Cow In The Corn. Con ellos compartí uno de los momentos  más sabrosos, más  geniales de los últimos tiempos. Gracias a todos ellos. Gracias a los Morán, gracias a su equipo de sala: impecable, profesional.