el pingue

Huerta

Paseo todas las mañanas por detrás de unos huertos que el ayuntamiento de mi pueblo cede a jubilados y demás hortelanos novatos o iniciados. Tras el primer año en el que se colgó el "no hay plazas libres" y veía a chavalotes de mi edad (ejem..) doblar el lomo para retirar hierbajos, han llegado los tiempos en los que sólo veo cabelleras blancas, azadones bien domados y tierra bien tratada con estiercol.

Dentro de un par de meses, cuando estas huertas empiecen a dar producción, será un espectáculo y envidiaré el saber cómo cultivar mis propias verduras. ¿Por qué no hay cursos de hortelano?¿Por qué no se enseña a serlo? Quizá en ello habría que pensar.

Me voy a Navarra y sueño ya con la loza repleta de verdura, con visitar las esparragueras, con comerme unas buenas alcachofas. Espero poder hablar con labradores y huertanos de los que se las saben todas y llevan deshechos más tabones con sus azadas que yo cebollas picadas.

Cuando estudiaba cocina en Marbella, coincidí  con mi amigo Gustavo Munárriz, de Allo, un navarro de pura cepa, que disponía de una esparraguera y  con quien de vez en cuando nos zampábamos una lata de espárragos como nunca los había probado antes. Tenía buena mano el "navarro" para la menestra y para la ensaladilla rusa, temas poco baladíes. Perdí el rastro de este cocinero "sin bobadas", tan bueno en el oficio como persona.

 alcachofa.jpg

No sé por qué pero hoy me he acordado de él y de las peleas por los "pies" de las alcachofas que teníamos en casa. Por los  pies y por el agua de cocerlas. Cualquiera diría que fuera un malcocinado de los  que habla Anastasio Rojo  en su Anecdotario Vallisoletano. Personajes que no despreciaban nada, ni los restos de animales ni lo que no pasaba "el control de calidad" en el siglo XVI, y que luego cocinaban y despachaban.

 tasio.jpg

En el segundo tomo de este anecdotario  nos habla de La Huerta del Rey, zona en la que yo viví hasta mi emancipación.Ya no existe, tan sólo como nombre de barrio, pero cuenta:"..... fue el primer zoológico de la ciudad, con leones, camellos, pajareras, venados, jabalíes, conejos y caza de pluma. Parte de la huerta fue transformada en bosque de caza para entretenimiento de su majestad....." ¿Qué pensaría el rey ahora que aquella zona es un "bosque de ladrillo"? Mejor dicho, ¿qué pensaríamos nosotros de seguir siendo la Huerta Real?

Desde mañana a la noche y durante dos días me comeré la huerta de Navarra. Si me dejan, claro.