Soldados rotos

Soldados británicos en AfganistánEl 20% de los soldados británicos de infantería no están en plenas condiciones para el combate. En total son 5.000 los que están lesionados, tienen problemas psicológicos, o están en baja forma. Algunos de ellos no están preparados sin tener ningún de problema médico. La cifra ha salido a la luz después de que el diputado conservador Bernard Jenkin solicitara al Ministerio de Defensa que hiciera público el dato.

Entre ellos hay 1.000 que han resultado heridos en Irak o Afganistán y no han sido reemplazaados y algunos empiezan a ver preocupante que el Gobierno se embarque en operaciones prolongadas como las anteriores. Para el propio Jenkin, hay un problema en que la guerra en Afganistán se esté alargando tanto y mientras Whitehall gasta dinero en comprar nuevas municiones y armas, «no está poniendo dinero para reclutar nuevos soldados».

El general Patrick Cordingley, no lo ve tan fácil: » Si esto sigue así en Afganistán, y las cifras de soldados heridos de gravedad que no pueden volver al frente no dejan de subir, se convertirá sin duda en un problema, a no ser que estés autorizado a reclutar muchísima más gente, y volver a fortalecer a la Armada».

Desprenderse de los militares que no están en condiciones para combatir tampoco es una cosa sencilla. Según Cordingley, la única opción es echarlos a la calle o integrarlos en funciones que no requieran la entrada en combate. Pero esto tiene sus costes ya que, unidos a los nuevos reclutas, engordarán las listas del Ejército con un «coste muy elevado».

En la actualidad, el gasto del Reino Unido en su lucha contra los talibanes supera los 12.500 millones de libras anuales. Algo que pocas economías podrían resistir. Según The Independent, cada británico ha puesto 190 libras desde 2001 por la guuerra en Afganistán. Con ese dinero el diario considera que se podrían haber construido 23 nuevos hospitales y haber contratado a 60.000 profesores y 77.000 enfermeros.

Daniel del Pino