Como niños uniformados

Los policías de Oxford se lo pasan en grande con la nieve.  Han recibido una amonestación de su jefe, molesto con que hayan utilizado el material pagado con dinero del contribuyente para este breve momento de diversión. Por lo visto, los escudos no están para deslizarse sino para sacudir a la gente.