Pingüinos y banqueros

Pingüinos en Millenium Bridge. DP

Han pasado siete meses y medio desde la cumbre del G-20 en Londres, pero mientras las economías de Francia y Alemania continúan su recuperación, la crisis económica en el Reino Unido parece no tener fin. Muchos siguen culpando a los banqueros. La imagen de arriba es una muestra de ello. La tomé hace más o menos dos semanas en el Millenium Bridge. Sí, son pingüinos. Pero el sitio en el que están colgados es una señal de que detrás de esta expresión artística callejera hay algo más.

Al otro lado de la pasarela se entra de lleno en la City, el club privado de los banqueros londinenses. Allí, durante las protestas de abril, los manifestantes ya propusieron comérselos. No a los pingüinos, sino a los banqueros.

Disfrazaron a un maniquí con el atuendo típico (traje y corbata negros y camisa blanca), le colgaron un cartel que decía «Eat the bankers» y lo pasearon hasta la muerte, simbólica, eso sí.

London, G-20 summit protests. AFPVida y muerte de un banquero

Buceando por varios blogs y Flickr he conseguido hacer una reconstrucción de los hechos. El protagonista de esta historia empezó la jornada así, paseando por las calles de Londres tan tranquilo. Después llegó hasta el Banco de Inglaterra, donde participó como el que más de los cánticos contra la banca. La cosa se calentó unas horas más tarde y decidió quedarse a descansar en este semáforo. Lo último que se supo de él fue esto.

El Eurostat anunció esta mañana que el PIB de los 16 países de la eurozona ha crecido en el tercer trimestre del año un 0,4%, justo la cifra que se contrajo el británico en el mismo período.

Y mientras la economía del resto de países europeos siga recuperándose del modo en el que lo está haciendo, siempre va a haber una buena excusa en Londres para colgar de donde sea a cualquier cosa con un traje negro.

Daniel del Pino