Le presento a mi mujer… una de ellas

mail-zuma.jpg

Dicen que Isabel II ya ha visto de todo en sus viajes por el mundo, así que no se iba a caer del susto en la visita oficial a Gran Bretaña del polígamo en jefe de Suráfrica, es decir, el presidente. Jacob Zuma solucionó de entrada cualquier problema de protocolo eligiendo a una de sus tres mujeres, la última con la que se casó.

La poligamia es legal en Suráfrica entre el pueblo zulú, al que pertenece Zuma, y está más extendida en las zonas rurales que en las urbanas. La razón original es que la población masculina se reducía con frecuencia en épocas de guerras, y la poligamia permitía a todas las mujeres, incluidas viudas, aspirar a tener un marido, como explican en la BBC.

A estas alturas del siglo, es ya una tradición que no dice nada bueno de la emancipación de las mujeres surafricanas. Para muchos de los habitantes del país, incluidos los votantes de Zuma, sus matrimonios, y sus aventuras extramatrimoniales que también las tiene, dan una imagen no muy edificante de Suráfrica.