Taxis en el Parlamento

«Soy como un taxi que se puede contratar». Así es como se definía el ex ministro de Transportes, Stephen Byers, antes de ser pillado por The Sunday Times y Channel 4, con su negocio particular de asesor de empresas privadas a tiempo parcial entre sesión y sesión en el Parlamento.

Los laboristas siguen echándose tierra encima. Cada ve dan más motivos al electorado para pensar que aquello de «limpiar la política» después del escándalo de las cuentas de gastos del año pasado, no es más que una frase hecha.

——-

Los ex ministros se venden al mejor postor

La viñeta es de Dave Brown en The Independent