Darling, a la caza de los ricos

Puede que sea el último presupuesto que presenta, pero Alistair Darling ha estado a la altura de lo esperado. Con el tono de profesor de universidad que le caracteriza, el ministro de Finanzas británico ha dado toda una clase magistral de cómo presentar unas cuentas a seis semanas de las elecciones.

Explicar al electorado -que no al Parlamento- que hay que recortar gastos y subir los impuestos después de la mayor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial, es sencillo según el método Darling. Porque hay dos tipos de medidas económicas: las que matan y las que sólo las sufren los ricos y alegran.

Ejemplo número 1. A partir de mañana las personas que quieran comprar su primera vivienda no tendrán que pagar el Stamp Duty – un impuesto que se aplica desde 2003 en este tipo de operaciones- siempre que el precio de la casa no supere las 250.000 libras. Pero si el valor de la casa supera el millón de libras, pagarán un 5% más por dicho impuesto que el resto de los mortales.

Ejemplo número 2.  “Los bancos tienen que empezar a devolver a los contribuyentes el dinero que les prestaron para salvarse”. Dicho y hecho. Darling ha obligado a Lloyds y RBS a comprometer 98.000 millones de libras en préstamos para los pequeños y medianos empresarios entre 2010 y 2011.

De hecho, los bancos han formado parte de uno de los puntos principales de su exposición. Después de introducir el denominado bonus tax en diciembre, Darling tuvo el placer de anunciar al público que el Estado ha ingresado 2.000 millones de libras desde entonces. Justo el doble de lo previsto. Ese dinero será empleado como otra partida para ayudar a las pequeñas empresas.

Ejemplo número 3. Como por arte de magia, Darling se sacó de la chistera el mayor éxito del día. El Gobierno británico ha llegado a un acuerdo sobre política fiscal con tres islitas del Caribe – a saber: Belice, Dominica y Granada-. Puede resultar raro, pero no es otra cosa que un torpedo en la línea de flotación de los Tories. Lord Ashcroft, el vicepresidente del Partido Conservador, resulta ser un ‘non-dom’. Es decir, un británico cuyos intereses económicos en países extranjeros -como Belice- le permiten estar exento de pagar impuestos en el Reino Unido.

[youtube A7O3MHVuy5M nolink]

Después de revisar a la baja la previsión de crecimiento en los dos próximos años – Un 1,25% en el periodo 2009/2010 y  y 3,25% en el 2010/2011-, Darling equilibró la balanza anunciando la subida de una serie de impuestos que, al fin y al cabo, afectan a todo el mundo.

La cerveza, el vino y los licores suben un 2% a partir del domingo. El tabaco un 1% a partir de esta noche. La gasolina 3 peniques: uno en abril, otro en octubre y otro en enero de 2011. Y por último la sidra. Esa bebida alcohólica cuya graduación – en algunos casos– merece un empujoncito extra. El Gobierno piensa subir un 10% el precio.

Como suele pasar cada vez que sucede algo en el mundo, Facebook ha hablado – que diría Mercedes Milá, pero con “el público” en vez de Facebook-. A eso de las tres de la tarde nació el grupo Save Cider. Darling puede estar tranquilo. En tres horas y media sólo tiene 42 admiradores. Si el nombre hubiera sido ‘señoras que quieren salvar la sidra’, la cosa seguro que iba mejor.

Tras exprimir los vicios del personal, el ministro pasó a hablar de cosas mas serias. La deuda del Reino Unido asciende a 178.000 millones de libras. Darling pretende rebajarla hasta los 167.000 durante 2010 y dejarla en 74.000  para 2014.

¿Cómo? Congelando el impuesto de sucesiones durante dos años; las rentas más altas no tendrán derecho a cobrar el housing benefit por sus viviendas -lo que reportará 250 millones de libras-; Se congela el sueldo de los funcionarios; los departamentos del Gobierno tendrán que conseguir reducir su presupuesto en 5.000 millones; las pensiones no subirán en 2011; “el 60% de lo recaudado con los impuestos lo pagarán las rentas más altas”; y 15.000 funcionarios dejarán de trabajar en Londres y serán reubicados en otras circunscripciones.

[youtube -0vNiCneHOE nolink]

Darling es bueno pero no un mago. El único sitio del que podría sacar dinero para sanear las cuentas públicas en serio es de la Seguridad Social. Pero eso es sagrado y no se atreverán a tocarlo.

Los laboristas aún quieren diferenciarse de los Tories en algo. Tendrán la oportunidad si ganan las elecciones.

Si no, los conservadores tienen 15 días para presentar un nuevo presupuesto. Y ahí se demostrará si son tan distintos los unos de los otros.

Daniel del Pino

——

Actualización: Leo en The Guardian que hay otro grupo en Facebook de más éxito: ‘Leave our cider alone’, con 4.534 miembros a las 19.26 hora londinense y subiendo. Lo de las señoras está sobrevalorado.