Clegg, Obama y la batalla de los clones (tories)

Para ser un antiamericano, como diría Gordon Brown, Nick Clegg ha asimilado muy bien la retórica de Barack Obama. En el segundo debate televisado, el líder de los liberal demócratas terminó su alegato final con un «It can be different. Yes it can«. Lo que vendría a ser una versión británica del «Yes we can» del Nobel de la paz.

Ahora presenta su vídeo electoral utilizando la otra palabra mágica: «hope«. O lo que es lo mismo, esperanza. El nuevo héroe británico, que afirma haberse acostado con unas cuantas mujeres en su vida, «no más de 30», se pasea por Londres esquivando papeles con las promesas incumplidas de tories y laboristas.

También vuelve a demostrar su pasión por la cámara. Hay que reconocer que, por ejemplo, a Cameron en este vídeo le cuesta un poco más.

Y un día más, no podía faltar el vídeo de rigor de los laboristas. Hoy con el hombre del saco como invitado estrella.Los de Gordon Brown tratan en él de explicarle a los británicos que como se equivoquen de papeleta, un ejército de tories clonados irá casa por casa comunicándoles que les recortan las ayudas familiares y que les alargan la lista de espera de la Seguridad Social.

No deja de ser un poco de humor macabro para amortiguar la caída. Siguen terceros en las encuestas. Hasta los dibujos animados les abandonan.

Daniel del Pino
—–

El vídeo de Clegg se parece sospechosamente a una película de terror y hasta usa su banda sonora. Will Heaven lo explica en The Daily Telegraph.