Se admiten no blancos si son racistas

bnp-fascistas.jpg

El partido ultraderechista BNP ya tiene a su primer militante no blanco. Los fascistas no quieren ni rozarse con negros, asiáticos o judíos, pero las normas británicas que prohíben la discriminación racial le obligaban a cancelar su política de admisión. El primer invitado ha sido un sij, un profesor retirado que cuenta con las credenciales perfectas para un partido como el que dirige el europarlamentario Nick Griffin: odia a los musulmanes.

Tradicionalmente, el BNP ha sido un apestado en la política británica. Pero consiguió dos parlamentarios en las últimas elecciones europeas, lo que le ganó la participación de Griffin en el programa de debate de la BBC ‘Question Time’. La notoriedad alcanzada, a pesar de la penosa intervención de Griffin, hace temer que los ultras obtengan algún escaño en las próximas elecciones generales.