Fatboy Slim y Faithless desembarcan en Londres

Norman Cook, Maxi Jazz. Fatboy Slim, Faithless. O la noche y el día de la música electrónica. Ambos vuelven a Londres este fin de semana. Actuarán en el club Matter, que desde su apertura el año pasado se está convirtiendo en uno de los referentes de la capital británica. Como de costumbre, el show de uno y otros será completamente distinto.

Ftaboy SlimCook reaparece en la escena londinense después de haberse recuperado de su adicción al alcohol. El pasado mes de marzo, su representante, Garry Blackburn, envió un comunicado a los medios en el que explicaba que Fatboy Slim había entrado en una clínica de desintoxicación para tratar su afición al vodka.

En alguna ocasión, Cook reconoció meterse una botella entre pecho y espalda por actuación. “A veces me siento un poco mal, pero nunca me canso de emborracharme. He intentado subirme al escenario sobrio, pero la verdad es que no fue muy divertido”.

Sus actuaciones se han reducido en los últimos años a un par de festivales míticos y alguna fiesta playera, pero verlo en directo, sobrio o borracho merece la pena. Como su música, Norman Cook es un gran generador de buen rollismo constante.

Su última aventura es una muestra más de su personalidad. Se llama Brighton Port Authority. Nombre bajo el cual se juntan artistas nacidos en Brighton de la talla de Iggy Pop o David Byrne. Para su promoción, Cook se inventó la historia de que habían aparecido unas cintas en un viejo almacén de la ciudad costera que probaban que todos los componentes de este club de músicos tocaban juntos en los 70. Obviamente, ninguno se acuerda de ello. A la ficción le siguió un disco con colaboraciones de todos.

He aquí el resultado:

La otra cara de la moneda es Faithless. Tanto su líder, el calmado Maxi Jazz, como los otros miembros que componen el grupo, Rollo y Sister Bliss, son la prueba viviente de que en el superficial mundo de la electrónica se puede hacer música comprometida.De las letras de Faithless se desprenden frases como “misinformation is a weapon of mass destruction” en su canción ‘Mass destruction’, sobre la guerra de Irak.

Ese tipo de compromiso también se plasma en sus videoclips. El de ‘Bombs’, es una buena muestra de ello. Mientras se escucha “We think we’re heroes, we think we’re Kings/ We plan all kinds of fabulous things/ Oh look how great we have become”, la imagen de un satélite espacial, una ecografía y un atleta se entrelazan con la de los soldados combatiendo en Irak.

Después de cinco magníficos discos y un recopilatorio de grandes éxitos, vuelven al panorama musical para presentar ‘Sun to me’ (descarga gratuita en su web), que promete una vuelta a las raíces del Trance con el que empezaron a sobresalir gracias al eterno ‘Insomnia’.

En Matter habrá actuación en directo y una sesión especial a cargo de Rollo y Sister Bliss. La noche promete.

Daniel del Pino