De traje en Afganistán

brown-afganistan.jpg

Hace unos días, fue David Cameron el que se presentó en Afganistán con el uniforme de rigor: traje azul (caro). No perdonó ni los zapatos. Creaba una estampa algo ridícula rodeado de militares. ¿Es que los políticos no pueden abandonar el traje, la corbata y los zapatos ni siquiera en situaciones en las que esa indumentaria no es ni la más cómoda ni la más apropiada? Si dejan la corbata un día en casa, ¿es una falta de respeto?

Este fin de semana, ha sido Gordon Brown el que ha viajado a Afganistán. Pasó la noche en una base británica en el sur, con lo que los medios de comunicación pudieron decir que era el primer ministro británico que pernoctaba en una zona de guerra desde la Segunda Guerra Mundial. A lo que los británicos deberían haber respondido: ¿Y?

Volviendo a la indumentaria, Brown tampoco prescindió del traje. Como se tuvo que poner un chaleco antibalas, el aspecto era completamente ridículo. La foto es de la portada de The Guardian de hoy.