Campaña viral para salvar el honor de la música

Las listas de singles son todavía un asunto serio en Gran Bretaña. En los últimos años, han estado dominadas por los concursantes del programa televisivo The X Factor (similar a Operacion Triunfo), en especial en Navidad a las pocas semanas del final de su temporada.

El pasado domingo, una media de 15 millones de espectadores vio ganar a Joe McElderry, cuya canción está condenada a ser número 1 en la lista de singles de Navidad, que se elabora en función de las ventas.

El dominio del karaoke televisivo en la música británica ha colmado la paciencia de algunos aficionados. A través de Facebook, han lanzado una movilización para que el número 1 de este año sea una canción de 1992 de Rage Against the Machine, Killing in the Name.

No tienen nada contra McElderry, un chico de 18 años que no ha hecho daño a nadie. Es una forma de pegarle una patada al creador del programa, Simon Cowell, personaje bastante detestable, agasajado constantemente por políticos y medios de comunicación, y bastante displicente con la música británica. De entrada, ya han conseguido que Cowell se pique. El número 1 es una pieza importante en su maquinaria multimillonaria.

La página de Facebook tiene ya medio millón de seguidores. Tendrán que comprar el single casi todos, porque el año pasado el vencedor, también de The X Factor, vendió 576.000 copias.

Los estilos no pueden ser más diferentes.

Y aquí la criatura apadrinada por Cowell