Los gordos tienen los días contados

aliens-gordos.jpg

El miedo es uno de los mejores incentivos que existen. Pero para que funcione la publicidad de este gimnasio de Bristol («Cuando lleguen los extraterrestres se comerán primero a los gordos») habría que pensar que los marcianos pueden presentarse cualquier día al sur oeste de Londres, además del hecho de que no serían vegetarianos. Es mucho suponer, pero incluso así los obesos se han enfadado. Algunos tachan el anuncio de discriminatorio. Podrían solucionarlo muy fácilmente dejando de ingerir comida basura. Pero eso en algunos sitios se considera un derecho constitucional.