El rigor y la «reagrupación en cadena»

Después de denunciar las “regularizaciones masivas”, el PP ha cargado contra la política de inmigración del Ejecutivo diciendo que la “reagrupación familiar” es “un coladero”. El hecho de que no se limite la “reagrupación familiar en cadena” ha sido esgrimido hace una semana como uno de los principales fundamentos de la enmienda de totalidad a la reforma de la Ley de Extranjería que el Gobierno ha enviado al Congreso. Lo extraño, sin embargo, es que el portavoz conservador en la materia, Rafael Hernando, se haya callado los datos que le enviaron los ministros de Trabajo y de Interior, según los cuales las autorizaciones de residencia por reagrupación familiar han sido 322.867 en los últimos cuatro años y el número de concedidas a familiares de quienes se habían beneficiado de la reagrupación, 1.930. Ni eslabones ni rigor en esa denuncia de la “reagrupación en cadena”.