El run run

El manejador de tránsfugas

En los pasillos del Senado se comentaba ayer la letra pequeña de la moción de censura que ha desalojado al PP de la Alcaldía de Benidorm. Resulta que el suegro de Eduardo Zaplana, Miguel Barceló, hotelero, senador durante muchos años e impulsor de la carrera política de su yerno, fue quien colocó en la lista del PP al tránsfuga José Bañuls. Después, Francisco Camps y el propio Bañuls completaron la candidatura y optaron por Manuel Pérez Fenoll como alcalde. Si la mano de Barceló movió antaño a una tránsfuga del PSOE que proporcionó la alcaldía a su yerno Zaplana, resulta cuando menos chocante que la misma mano haya colocado al tránsfuga que hogaño ha arrebatado la Alcaldía al campista Pérez Fenoll. ¿Paradoja, venganza histórica, lucha de poder en el PP? No acaba ahí la sagacidad de Barceló. Antes de retirarse de senador, en octubre pasado, colocó a su nieto Agustín Almodóbar en la lista a la Cámara Alta como suplente para que ocupara su escaño. Y helo ahí ahora de senador y portavoz en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo, reclamando al Gobierno de Rodríguez Zapatero más dinero para el gremio hotelero, o sea, para sí y para su abuelo. Eso es política edificante por el bien de España, lo único importante.