El run run

Romay y la burla a miguel Hernández

El auditor encargado de aplicar el código de buenas prácticas del PP, José Manuel Romay Beccaría, conoce el valor del lenguaje. Cuando era ministro de Sanidad llevó de la Xunta de Galicia a una sobrina como directora de compras del ministerio. Ella cumplió su misión. Adquirió en unos grandes almacenes, mediante adjudicación directa, cientos de equipos informáticos sin la eñe de España para los centros de salud. Las recetas de los Cuiña, Báñez, Núñez, Muñoz... se imprimían sin la preciada letra identitaria. El disgusto fue enorme. Romay dio explicaciones al Senado y prometió ser más cuidadoso en adelante. Quienes lo conocen aseguran que detesta el trazo grueso y se incomoda cuando oye al secretario general del partido en Madrid y consejero de Interior y Justicia, Francisco Granados, responder "ni un puto duro" a las demandas de los bomberos. O cuando lee que la alcaldesa de Orihuela (Alicante), Mónica Lorente, ha contribuido a la difusión y distribución en los colegios de un libro con una falsedad en portada ("Homenaje a Miguel Hernández") y con varios insultos en su interior, entre otros, al presidente del Gobierno: "Zapatero, el odioso / está destruyendo España / con velocidad, con saña". ¿Sancionará Romay a la regidora por gastar dinero público en el uso lamentable de la memoria del poeta asesinado para atacar al contrario, o la bosta no

está codificada?