El run run

Un olvido parlamentario sobre la banca

El Gobierno español ha demostrado buenos reflejos ante la situación en Haití, con el envío urgente de ayuda de emergencia y de equipos de rescate que en una semana han sacado a más de diez personas vivas de entre los escombros de Puerto Príncipe. Los alumnos de periodismo de la Universidad Camilo José Cela que el viernes asistieron a la rueda de prensa de María Teresa Fernández de la Vega tras la reunión del Consejo de Ministros pudieron comprobar cómo la vicepresidenta se aprestaba a viajar al epicentro del terremoto para conocer las necesidades de la pobre gente. Todos los grupos parlamentarios suscribieron 24 horas después del terremoto una propuesta animando al Ejecutivo a seguir enviando ayuda humanitaria durante el tiempo que sea necesario, a coordinar los esfuerzos con las organizaciones no gubernamentales y las agencias de cooperación europeas y estadounidense y a participar en la reconstrucción del país. La resolución apelaba a la solidaridad de la "sociedad civil". Y las colectas en universidades, colegios, centros de trabajo… no se han hecho esperar. Pero la iniciativa parlamentaria tenía un fallo: olvidó que los banqueros se quedan con un porcentaje del dinero, como ya ocurrió en 2004 ante el tsunami que arrasó parte de Indonesia. Si la banca no se considera sociedad civil sino anónima, ¿enmendarán esa resolución para obligarla a colaborar?