El run run

Caamaño y la falta de paridad notarial

En círculos parlamentarios feministas se atribuye una cierta dejadez al ministro de Justicia, Francisco Caamaño, a la hora de cumplir y hacer cumplir la Ley 3/2007 sobre Igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Resulta que para las oposiciones a notarios en toda España ha constituido dos tribunales, uno en Madrid y otro en A Coruña. Ambos cuentan con siete miembros. En el de Madrid hay tres mujeres y cuatro varones. En el de A Coruña ha puesto, sin embargo a seis varones y una mujer: Consuelo Castro Rey, abogada jefa del Estado en Galicia. Puesto que la Ley de Igualdad establece que todos los tribunales de selección de personal de la Administración General del Estado se ajustarán al principio de presencia equilibrada entre mujeres y hombres, he ahí el fundamento del reproche al ministro. Parece mentira –dicen– que siendo gallego permita el incumplimiento de la norma en su tierra. Y que siendo Notario Mayor del Reino no levante acta del desequilibrio y, en vez de corregirlo, lo rubrique y publique en el BOE. Se da la circunstancia de que 481 de los 869 admitidos en estas oposiciones son mujeres, lo que supone el 55,3% e indica que la realidad ha superado de largo a Caamaño y a sus eminentes compadres gallegos. De poco sirve que arropen proyectos de ley con informes sobre impacto de género si luego hacen de su capa un sayo, se quejan algunas parlamentarias.