El tablero global

¿Por qué no creer a los que siempre mienten sobre Palestina?

Una vez más, EEUU y sus aliados pretenden convencernos de que 20 años de negociación no son nada (sobre todo cuando ya lleva un año interrumpida), y que la solución está en continuar por la misma vía –¿quizá otros dos decenios?– mientras los palestinos siguen bajo ocupación militar y sometidos a graves vejaciones.

Hemos de creer que "no hay atajos para la paz", aplicado a una sola parte del conflicto, cuando seis días bastaron para instaurar el imperio de la guerra que se mantiene desde hace más de 40 años y en desafío a todas las resoluciones de esa misma ONU en la que hoy se niega a los palestinos el derecho a pedir un mero reconocimiento.

Hay que tragarse que "las aspiraciones palestinas" tendrán muchas mejores perspectivas si Abás sigue esperando a la hipotética generosidad de un Netanyahu que desafió al propio Obama cuando el presidente de EEUU sólo le pidió que cumpliera la legalidad internacional en cuanto a las fronteras de 1967, el estatus de Jerusalén y los asentamientos.

Tomemos, pues, como dogma de fe que EEUU quiere disuadir a los palestinos de proclamar un Estado propio por su bien, mientras que el de Israel es sacrosanto porque fue creado por una resolución de la ONU... que disponía también la creación de una nación palestina.

Admitamos que todo esto no tiene nada que ver con que la colonización del territorio tomado a otro país por la fuerza sea un crimen de guerra, igual que lo son las acciones del Ejército ocupante que castigan colectivamente a los civiles. Y aceptemos que lo mejor es no recurrir a los tribunales internacionales, sino confiar en el que te oprime.

Exacto. Nos lo creeremos.