El tablero global

Esperanza Aguirre va a perder las elecciones. Pásalo

La lideresa anda pasada de rosca porque cada día ve más difícil que el PP siga aferrado al poder que ostenta en el Ayuntamiento de Madrid desde hace 24 años. Tan nerviosa está que dio un espectáculo lamentable en su televisión (sí, de momento es suya) al enfrentarse cara a cara con Manuela Carmena, pese a que ella misma había impuesto el formato del encuentro.

Esperanza Aguirre se había acostumbrado a crecer en las encuestas cada vez que cometía tropelías excéntricas, incluso si dejaban patente su arrogancia aristocrática –como el atropello y fuga en la Gran Vía–, o soltaba falacias enseguida desmentidas por la realidad… ¡o por ella misma! Igualmente, disfrutaba llevando hasta el extremo sus ocurrencias demagógicas, mientras acusaba a todos los demás del populismo que la caracteriza a ella, ya que toda esa palabrería insolente no sólo le salía gratis sino que hasta parecía darle rentabilidad electoral.

Pero ninguna de esas triquiñuelas le sirvió en el plató de Telemadrid, porque delante tenía a una mujer mucho más templada, con más tablas e infinitamente mejores razones y capacidad argumental que la condesa de los calcetines. Aun así, lanzó una mentira tras otra, un sofisma después de otro, hasta caer en el más espantoso de los ridículos y convertirse en mofa y befa de las redes sociales. Como ironizó Masa Enfurecida, "sólo Esperanza Aguirre en un debate sobre Madrid puede decir: ETA, abertzales, víctimas, Gobierno vasco, terrorismo, asesinos y chavismo".

No cabe duda de que Carmena brilló por su serenidad, sensatez y conocimientos, acorralando a Aguirre al exponer en lenguaje llano cómo su Gobierno al frente de la Comunidad se transformó en un nido de corrupción, una cueva de ladrones que se enriquecieron con fondos públicos y privatizaron todo lo que pudieron para forrarse con comisiones y entregar a sus amigos lo que es de todos. Y la jurista acabó con una sentencia demoledora: "No entiendo que, habiendo hecho tanto daño a la democracia, nos quiera seguir gobernando".

Aunque, en honor a la verdad, la inminente derrota de Aguirre no se deberá únicamente a la talla y los aciertos de su principal contrincante, sino que se la habrá ganado ella misma a pulso llevando hasta más allá de los límites de lo grotesco su afán de protagonismo y su arrogancia de la peor clase: la que parte de la ignorancia y sólo se sustenta en la fortuna heredada.

Empeñada en desprestigiar a Carmena, la acusó de "liberar etarras" –es decir, de hacer cumplir la ley cuando era magistrada… y estaba amenazada de muerte por ETA– y osó imputar a la abogada laboralista simpatías hacia los terroristas, cuando fue una de las fundadoras del despacho de abogados de Atocha, de los que cinco compañeros suyos fueron masacrados en uno de los más salvajes atentados ultraderechistas que haya padecido España. Señora Aguirre, es difícil ser más miserable que usted.

En su afán por destruir a la rival, Aguirre soltó: "Usted no tiene el monopolio de la compasión". Fue como si lo hubiera intentado con un cinturón de explosivos, ya que era un suicidio tratar de compararse con la ex relatora de derechos humanos de la ONU, especialmente pocos días después de acusar a los sin techo que duermen en las calles de formar parte "muchas veces de organizaciones que no sé si llamar mafias". Además, dijo, "ahuyentan, intimidan y coartan a los turistas", por lo que abogó por "limpiar toda esa zona" del centro de Madrid. Vaya, que en compasión a la Espe no la gana nadie.

Igual que no tiene parangón en empatía y solidaridad con los millones de parados que han sufrido lo peor de la crisis mientras sus correligionarios se dedicaban a recortar ayudas y servicios sociales para rescatar bancos. En una conversación a puerta cerrada con empresarios de la patronal madrileña CEIM, la caritativa condesa afirmó que las prestaciones por desempleo "aquí son años sabáticos. Gente perfectamente formada, perfectamente capaz, con treinta y tantos años que dice: ahora voy a París a ver si hago un curso de no sé qué. Es que [la prestación] es una beca, lo consideran una beca. Todo es una cuestión de incentivos; el incentivo es a que no trabajen".

Extraordinaria lección de economía aplicada que probablemente le enseñó su gran amigo desde la infancia Arturo Fernández, expresidente de esa CEIM que tuvo que abandonar el cargo al ser imputado en el caso de las tarjetas black de Caja Madrid. Igual que su largo tiempo protegido Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE y ahora preso por desvalijar sus empresas, nos aleccionaba en lo peor de la crisis que "hay que trabajar más y cobrar menos". Esos han sido los amigos, maestros y ejemplos de Aguirre, razón por la que ella se considera "limpia" de las corruptelas y sobresueldos generalizados en su partido. Claro, en comparación con los excesos de los máximos patronos españoles todo eso le parecía peccata minuta. Especialmente porque también financiaban sus campañas electorales ilegalmente a través de la fundación Fundescam.

Cada vez que se le recuerda que las mayores tramas de corrupción (Gürtel y Púnica) germinaron en el seno de sus gobiernos, alega: "De los cientos de nombramientos que he hecho, sólo dos me han salido ranas", cuando la realidad es que al menos 15 de sus hombres de confianza han sido imputados. Además, alardeaba de "transparencia" mientras se negaba a mostrar su declaración de la renta… porque estaba cobrando 369.000 euros en una empresa privada de cazatalentos. Aunque no se puede negar que siempre ha tenido vista para fichar gente con un talento especial.

Aguirre ya se negó a revelar sus ingresos y patrimonio en 2010, cuando el Grupo Socialista le reclamó su declaración de bienes tras otra ocurrencia suya: "Yo soy pobre de pedir". Nuevamente, una insultante burla a sus conciudadanos: la humilde condesa es propietaria de una finca de 500 hectáreas en Salamanca; tiene participación en un inmueble de 350 m² en Chamartín (2,5 millones de €); en un local arrendado en una de las calles más cotizadas de Madrid; en una finca de 147 hectáreas en El Escorial (valorada en 6 millones de €); es propietaria de un palacete ubicado en la calle Jesús del Valle de Malasaña, valorado en otros 6 millones de €… ¿Encima nos va a pedir que le demos más?

Pues sí, ahora resulta que con todos esos antecedentes nos está pidiendo de nuevo nuestros votos. Afortunadamente, esta vez parece que no se va a salir con la suya porque ese debate en Telemadrid ha acabado de cavar su tumba política: los últimos trackings internos de los partidos al cierre de campaña la situaban ya cuatro puntos por detrás de Carmena.

O sea: Esperanza Aguirre va a perder estas elecciones. Pásalo.