El tablero global

No nos van a quedar ni las piedras para matarnos

Einstein advirtió de que "la Cuarta Guerra Mundial se librará a pedradas". Es muy posible que tuviera razón, aunque no porque la tercera sea nuclear, como él temía, sino porque es financiera y consiste en exprimir a los trabajadores hasta la ruina total de la economía.

Porque la situación a la que nos ha llevado el desatino de la globalización bursátil es ya prebélica, al menos para la sibila Merkel, que la compara con la última hecatombe militar europea. Sin embargo, se limita a prescribir más régimen de ascetismo público para satisfacer a "los mercados" privados.

Pero esa amarga medicina germánica no sacia a los tiburones de la City, que siguen asfixiando Italia tras imponer a su preferido en la jefatura del Gobierno... igual que ahogan España sin importarles que la derecha se disponga a tomar el poder. Quizá Merkel se crea capaz de resistir esa voracidad, pero las dentelladas especulativas que han destrozado a Berlusconi (igual que devoraron a Cowen, Sócrates y Papandreu, y desangraron a Zapatero) se dirigen ahora hacia el norte y Sarkozy será sin duda su próxima víctima.

Todos los gobernantes (mejor dicho, sirvientes de Goldman Sachs) reclaman más y más "sacrificios" de la población en aras de la salvación del sistema capitalista, sin atender los avisos de que el que ponen en peligro es el sistema democrático, al rendir su política a los intereses del gran capital. Hacen sonar las alarmas de la Depresión, sin darse cuenta de que "no es la pobreza, sino el miedo a ella, lo que pone en peligro la democracia", como alertaron Martin y Schumann en su obra sobre la globalización... ¡hace ya 15 años!

¿Quedarán piedras para la próxima Gran Guerra?