El tablero global

Un 'régimen' aliado para detener al chavismo

Casualmente, en el mismo día en que se descubre que la Colombia de Uribe se va a convertir en el portaviones de EEUU en Suramérica, Washington filtra a medios afines un informe del Capitolio que acusa a la Venezuela de Chávez de ser el nuevo narcoestado de la región, a causa de la "complicidad de altos funcionarios civiles y militares del régimen" del presidente venezolano.
Que el Congreso norteamericano haga semejantes proclamas mientras su vecino México se desangra en una narcoguerra civil, es grotesco. Pero aún es más sospechoso que intente convencernos de que el narcotráfico se ha desplazado de Colombia a Venezuela, para justificar una alianza militar con el sistema parapolítico uribista involucrado en operaciones tan repugnantes como los falsos positivos de civiles asesinados por el Ejército y el espionaje a jueces y opositores.

A los congresistas estadounidenses hay que recordarles que decenas de políticos del partido de Uribe, incluido su primo y ex presidente de esa formación, son investigados por la justicia colombiana a causa de sus vínculos con grupos paramilitares. Y que, según la Fiscalía, estos últimos han confesado ya 21.000 asesinatos (de ellos, los de 2.133 niños) y 132 secuestros.
¿Es éste el régimen con el que hay que aliarse ante la amenaza del chavismo?