Opinion · Tierra de nadie

La sicav del PP

La Agencia Tributaria ha establecido que el PP no cometió delito fiscal al no declarar como ingresos en 2008 los 880.000 euros de donaciones ilegales con las que el partido pagó la reforma de su sede en Madrid. A juicio del Fisco las mordidas no tributan siempre que quienes las reciban sean entidades sin ánimo de lucro y sean destinados a los fines que les son propios, en este caso, los alicatados hasta el techo. Sólo en el caso de que su destino fuera distinto, tal es el caso del reparto de dividendos, dicha exención no sería aplicable.

Los técnicos de Hacienda parten de un presupuesto falso porque, como repetidamente se ha demostrado, el PP es una de las entidades con mayor ánimo de lucro del país. No se tiene constancia en los registros históricos de semejante afán por llevárselo crudo como el que han demostrado los dirigentes del partido desde que el bigote de Aznar era negro zaíno. Como se ha dicho aquí en alguna otra ocasión, si por algo se han distinguido es por combatir el tópico de que la política está muy mal pagada a base de sobresueldos, y debía de haber tanto para repartir que su extesorero Luis Bárcenas se hizo una capitalito de varias decenas de millones de euros con lo que sobraba.

Es verdad que el PP se parecía a Cáritas, como al parecer argumentaba en un informe paralelo al de la AEAT un asesor del Ministerio, casualmente el hermano del director de la Agencia para que todo quede en casa. Se tiene constancia, por ejemplo, de que el partido concedía préstamos a tipo cero a sus mandamases y hasta que disponía de una red de pisos para facilitar alojamiento a desharrapados como González Pons, que no iba a pagar alquilar el pobre si ya estaban los impuestos de los españoles o los donativos de los mecenas para hacerlo.

Se podría decir que el partido ha sido esencialmente una ONG que, en vez de dedicarse a atender las necesidades de los demás, que de esas ya hay legión y no sería original, se centraba en que mejorar el nivel de vida de sus miembros. El PP patentó la cooperativa de cobrantes y eso es algo que algún día el mundo del asociacionismo tendría que reconocerle.

La ausencia de ánimo de lucro no es el único error en el documento de la Agencia. Los mismos peritos reconocen que la exención tributaria no sería aplicable si se comprobara un reparto de dividendos a sus afiliados, y aquí sí que no hay duda alguna. ¿Qué eran entonces los sobresueldos que Bárcenas entregó a la cúpula del partido durante 20 años? ¿Hacía falta que se aprobara el reparto en junta de accionistas?

Anda el mundo del dinero obsesionado con crear instrumentos financieros opacos o, cuando menos, de baja tributación. Ha tenido que ser Hacienda la que muestre el camino a tanto rico despistado. ¿Para que montar un sicav si puedes tener un partido político? A los exsocios del bufete de Montoro se les ha jodido el negocio.