Opinion · Tierra de nadie

Lección magistral de nuevo periodismo desde El País Today

El mundo está perplejo con la parálisis de España en la formación del Gobierno. El País, santo y seña del periodismo patrio, ha confirmado esta perplejidad en América, desde Alaska a la Patagonia, un trabajo ímprobo para el que ha necesitado la colaboración de hasta seis de sus mejores corresponsales. Se intuye que estamos ante la primera de las entregas porque el bloqueo español no sólo causa estupor a los americanos sino a varios continentes. En África, al parecer, no se habla de otra cosa en los bares, y hasta se cuenta que algunas tribus nómadas mongolas han descuidado la atención a sus renos para seguir en el canal internacional de TVE el desenlace de esta peripecia política que tiene al planeta en un sinvivir.

El antiguo diario independiente de la mañana no puede ser más preciso. “Cunde la idea de que el país que asombró al hemisferio con su Transición ha dado un paso atrás”, explica. Y ante ese presentimiento, que es casi una certeza, los interlocutores del periódico tan sólo pueden constatar una zozobra angustiosa. Colombia, por ejemplo, está centrada en el plebiscito del 2 de octubre sobre el acuerdo de paz con las FARC pero la crisis española es tan aguda que la dirigencia colombiana, con Juan Manuel Santos a la cabeza, no pueden dejar de pensar en ella incluso en el avión presidencial.

Igual ocurre en Brasil, donde el golpe de Estado contra Dilma Rousseff se ha visto eclipsado por el problema español, que no es que ponga en peligro sólo las inversiones sino también el acuerdo de la UE con el Mercosur, preocupación que se comparte en Argentina. Ahí es nada. En Buenos Aires hay “estupor” y es tal la angustia por España que, pese a que el país vive en un polvorín por el giro neoliberal que Macri ha dado a la economía, empresarios y políticos preguntan con vivísimo interés a los periodistas qué va a pasar.

En Estados Unidos lo que cunde es la extrañeza y hasta el historiador Stanley Payne, admirador de Pío Moa, se muestra partidario de coaliciones amplias como las que promueve Albert Rivera, del que destaca su disposición a pactar con todo lo que se mueve. Al otro lado de la frontera sur, en México, es el escritor Juan Villoro el que da la clave: “Supongo que Pedro Sánchez tendrá que dar un paso a un lado para permitir que el PP y Ciudadanos formen Gobierno. Ante la imposibilidad de ganar, Sánchez puede obtener estatura de estadista si por un momento se convierte en lo que Enzensberger llama un héroe de la retirada. Sería la primera demostración de que ese hombre alto tiene altura”.

Presumible candidato al Pulitzer, o cuando menos al Ortega y Gasset de Periodismo que el grupo Prisa con toda justicia debería concederse a sí mismo como en otras ocasiones, este reportaje poliédrico y caleidoscópico culmina el acelerado curso de nuevo periodismo con el que su periódico de cabecera ha deleitado a los lectores en esta nueva etapa. No basta con el bombardeo de encuestas, que más que reflejar el deseo de una gran coalición casi la exigen, ni siquiera con las admoniciones editoriales sobre el populismo y la apuesta decidida por el pacto PP-PSOE como el único camino que conduce a la salvación eterna. El periodismo moderno, por puro patriotismo, exige participar abiertamente en la operación para liquidar a políticos como ese Sánchez, que es alto pero no tiene altura, como explicaba el escritor mexicano ya citado, colaborador habitual de El País, naturalmente.

Cuando el objetivo no se alcanza o, al menos se demora, son necesarias informaciones incontestables como la de este martes, que muestran que el periódico no obra por capricho sino que es el interés general el que lo guía. El continente hermano, ajeno a sus conflictos armados, al caos económico, a sus corrupciones, al narcotráfico y al propio Trump, clama desde sus páginas por una salida urgente que nos libre de unas terceras elecciones. ¿Podemos traicionar la confianza de cientos de millones de personas? ¿Hasta cuándo esta reencarnación de Catilina que es Pedro Sánchez abusará de nuestra paciencia?