Opinion · Tierra de nadie

Paso al socialismo rociero

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se ha lanzado de lleno a la carrera por la secretaría general del PSOE, sede vacante tras el óbito político de Pedro Sánchez, al que evitaron golpearle la frente con un martillo de plata  costumbre en el Vaticano con los Papas difuntos para que no se apreciara ensañamiento. La costurera es la preferida de buena parte del colegio cardenalicio pero no de los feligreses, un rebaño que anda muy alborotado y montando el cirio para que se convoque inmediatamente el cónclave, al que la andaluza quiere llegar bajo palio. De ahí la demora.

Que la papisa -si es elegida- quiera seguir siendo sultana parece una contradicción in terminis pero hay que tener en cuenta que el Gobierno de Andalucía deja mucho tiempo libre. De hecho, tal y como están las cosas es difícil que haya algo que empeore y eso quita mucha presión porque la culpa de que la vajilla esté rota es de otros, y si algo resulta inexplicable siempre se puede achacar al clima, a la oligarquía o, en último extremo, al proteccionismo arancelario del siglo XIX. ¿Quién puede pretender que la lucha contra un atraso secular acabe en victoria?

La tasa de paro, que por fin bajó del 30%, es diez puntos mayor que en el conjunto de España (28,5%). Ello implica subsidiariamente que la comunidad rompa las estadísticas de economía sumergida, hasta el punto de que casi un tercio de su actividad sea tan negra como la boca del lobo. ¿Qué puede hacer la presidenta, salvo encogerse de hombros, para evitar que en torno a un 35% de los andaluces se encuentre en riesgo de pobreza y que este porcentaje sea 13 puntos superior a la media nacional? “No sueño con una Andalucía perfecta. No puedo vivir en la irrealidad y la fantasía”, ha dicho en alguna ocasión.

Por si esto no fuera poco, contra Susana Díaz existe además una conspiración internacional, tras la que debe de estar Pedro Sánchez cuando baja a aliviarse del Peugeot con el que recorre España. La conjura se ha manifestado en el último informe Pisa, que ha situado a la región en el furgón de cola de la educación en España, y eso porque la OCDE, con aviesas intenciones, ha elegido para su muestreo a los centros con los índices socioculturales más bajos. En cualquier caso, la culpa ha sido de la LOMCE del PP, aunque nunca se haya aplicado.

En Sanidad canta otro gallo, pero con el mismo tono. Las cifras oficiales muestran que, en contra de lo mantenido por la Junta, la tijera de los recortes ha funcionado con más intensidad que en el conjunto de España. Díaz presume de Sanidad cuando la suya es la región con menor gasto sanitario por habitante (1.007 euros por persona frente a los 1.584 euros del País Vasco). El caos de los últimos tiempos ha propiciado no sólo que la fiscalía investigue la gestión de la listas de espera sino también protestas masivas en varias provincias lideradas por un médico interino, Spiriman, que tiene muy desconcertada a la sultana porque ni siquiera puede reprocharle ser de Podemos o del PP.

Como íbamos diciendo, si algo tiene la presidenta andaluza es mucho tiempo libre, que en el último año ha utilizado para hundir a su partido, al que ahora se ofrece como salvavidas. Si su plan para Andalucía nunca ha llegado a conocerse, el que ofrece al PSOE es más ignoto todavía. La suya es una ideología de mesa camilla, un socialismo rociero con dos ejes fundamentales: “soy roja y decente” como mascarón de proa, y la nada más absoluta en las bodegas, partes esenciales de un velero bergantín que surcará los mares bajo el amparo de la Esperanza de Triana, de la que la sultana es ferviente devota.

Su discurso político es un conjunto vacío. Sus mensajes con más enjundia alternan “el PSOE es mucho PSOE” con “la socialdemocracia tiene que jugar un papel clave para volver a recuperar una gobernanza más cercana y mucho más útil a los ciudadanos”. La xenofobia es mala, claro, y el populismo y los nacionalismo, un cáncer. Lo de los refugiados es un drama, la crisis ha provocado mucho sufrimiento, y Europa tiene que ser más y mejor. En ese estado de cosas, los socialistas han de definir “un proyecto de mayorías y ganador”, porque si fuese de minorías y perdedor sería como hacer un pan con unas tortas.

Para iniciar la travesía, la andaluza zarpó la pasada semana a Bruselas donde esparció buena parte de esas perlas. Su debut internacional no pudo ser más exitoso: un encuentro ante los restos del grupo socialista europeo (menos de 40 eurodiputados de 187, 14 de ellos españoles) y un aquí te pillo, aquí te cepillo con el presidente saliente del Europarlamento, Martin Schulz, de tres minutos y en un pasillo, donde su séquito colocó a toda prisa dos sillones y una bandera para las fotos. Prueba superada.

La madre de Andalucía no se conforma con acoger en su seno a ese sur tan castigado y mira al norte con ojos golositos. El PSOE se prepara para el desembarco. Susana Díaz desterrará la desesperanza, escuchará lo que dice la calle y, muy posiblemente, deje caer alguna lágrima porque el pueblo la conmueve. La vida es una cebolla y la política también.