Opinión · Tierra de nadie

Lo de Borrell no tiene un pase

Era inevitable que llegara el día en el que la CNMV impusiera a José Borrell una multa de 30.000 euros por el uso de información privilegiada en la venta de un pequeño paquete de acciones de Abengoa, de las que era titular su exmujer Carolina Mayeur, un día antes de que la empresa presentara un preconcurso de acreedores y sus títulos se hundieran en Bolsa. Y era inevitable también que se pidiera la dimisión del ministro de Exteriores, entonces consejero de la firma, porque su maniobra, por más vueltas que se le dé, es impresentable e indecorosa y no admite excusa alguna.

Parece ser que la inteligencia de Borrell, esa especie de luz cegadora que hinca de rodillas a sus adversarios y suscita grandes halagos que rompen por las costuras el ceñido traje de su vanidad, tiene un agujero negro en la gestión de patrimonios, incluido el suyo. Se vio hace un par de años cuando el ministro tuvo que reconocer que había sido víctima de la estafa un chiringuito financiero, del que había tenido conocimiento buceando por Internet, y que le birló 150.000 euros en un par de clics.

Tan sorprendente como el engaño fue conocer las actividades de ConsorFX, que así se hacían llamar estos supuestos gestores de trading, centradas teóricamente en la intermediación en el mercado de divisas. Como se dijo aquí entonces la condición de socialista no está reñida con ganar dinero, pero cualquiera hubiera esperado de un cerebro tan privilegiado que encontrara formas distintas a la de la especulación pura y dura con la compra-venta de monedas.

Las razones por las que un señor tan instruido comete el error de deshacerse de 10.000 acciones de Abengoa por un importe de 9.030 euros el día antes de que pierdan la mitad de su valor quizás tengan que ver con esa vanidad que antes se citaba. ¿Iba a consentir Borrell que su expareja sufriera un quebranto bursátil, aunque éste fuera cuantitativamente insignificante, por unos títulos cuya compra él mismo habría aconsejado y cuya gestión tenía encomendada? Antes insider que sencillo.

Las justificaciones posteriores del ministro son inaceptables. Afirmar que si hubiera dispuesto de información privilegiada habría vendido su propia cartera para evitar las pérdidas que afrontó es reconocer que la ley está hecha para los demás y no para alguien tan principal. Y argumentar que con su decisión de no recurrir la sanción quiso evitar un conflicto de intereses en el Gobierno al ser el Ministerio de Economía quien debería resolverlo no es sino un pretexto de quien se sabe pillado en un renuncio.

La operación del broker Borrell no es que fuera estéticamente dudosa por su “apariencia de irregularidad”, tal y como ha explicado. Es que fue éticamente reprobable, con independencia de la cuantía, como lo es que alguien sancionado por traficar con una información de la que no disponían los miles de accionistas de Abengoa permanezca sentado en el Consejo de Ministros.

De Borrell se criticaba su mandíbula de cristal, una tara que le impedía soportar los mandobles de la política sin tirar la toalla en el primer asalto. Parece que con los años su maxilar se ha robustecido y ha fraguado como el cemento. Le debía a su trayectoria algo más noble que esta resistencia, sólo explicable por el hecho de que el cupo de dimisiones en un Gobierno con seis meses de vida ya está cubierto. Su ejemplaridad cotiza muy a la baja.