Opinión · Tierra de nadie

Íñigo es un hombre honrado

En el acto III de su Julio César, Shakespeare pone en boca de Marco Antonio uno de los discursos más famosos de la historia. Habían pasado unos días desde el asesinato de César y se oficiaba su funeral. Tomó la palabra el cónsul. Varias alusiones a la honradez de Bruto y la lectura del testamento, en el que legaba buena parte de su fortuna al pueblo de Roma, hicieron comprender a la muchedumbre el alcance de la traición: “El noble Bruto os ha dicho que César era ambicioso. Si lo fue, era la suya una falta, y gravemente lo ha pagado. Con la venía de Bruto y los demás -pues Bruto es un hombre honrado, como son todos ellos, hombres todos honrados- vengo a hablar en el funeral de César. Era mi amigo, para mí leal y sincero, pero Bruto dice que era ambicioso, y Bruto es un hombre honrado…”.

Imagínense ahora a los inscritos de Podemos leyendo la carta de Pablo Iglesias previa al Consejo Ciudadano de este miércoles. El secretario general se dirigía así a los suyos: “Nuestros adversarios quieren destruir el bloque de la moción de censura (….) van a por nosotros y de nuestra madurez y la de nuestros aliados depende que sigamos siendo o no un actor decisivo que pueda gobernar España”, decía. Pero Íñigo no es un traidor.

“Destruir Podemos es condición de posibilidad para que sólo haya dos alternativas de superación de la crisis de régimen (…) Para eso necesitan lo que algunos analistas llaman una izquierda amable escindida de Podemos”. Pero Íñigo no es un traidor.

“Justo en el momento de nuestro mayor peso político en España, cuando buena parte de nuestros dirigentes trabajaban en las negociaciones con el Gobierno para que se cumpla el acuerdo de presupuestos, se ha puesto en cuestión, desde fuera pero con aliados dentro, nuestro sentido como fuerza política”. Pero Íñigo no es un traidor.

“La propuesta de superar Unidos Podemos como referencia política del cambio, que representa lo poco que conocemos del nuevo partido de Íñigo y Manuela, es un planteamiento que me parece erróneo pero que es legítimo (…) Hacer las cosas en secreto, por sorpresa y sin contar con los espacios colectivos me parece incompatible con formar parte de Podemos y sus espacios colectivos. Con todo, es legítimo que, por la vía de los hechos consumados, haya compañeros que abandonen nuestra formación”. Pero Iñigo no es un traidor. No, “a pesar de todo”, Íñigo no es un traidor sino un aliado.

Ya durante la reunión del Consejo y por teléfono, que los permisos de paternidad se cumplen a rajatabla, Iglesias abundaba en la idea. “Por primera vez he escuchado los argumentos de los compañeros de Más Madrid que siguen en el órgano. Sus argumentos son que lo mejor es el tique Manuela-Íñigo. Son argumentos muy buenos para defenderlos. Haber tenido ese debate antes hubiera sido interesante. Si hubierais perdido no hubierais estado dispuestos a aceptar el resultado, por eso queréis las vías de los hechos consumados”. Pero Íñigo no es un traidor.

Y tampoco Carmena, “que no es lo que fue pero representa lo más útil que hay para impedir que la derecha reconquiste el poder municipal en Madrid”. La alcaldesa es también una mujer honrada, aunque no se entienda su papel en la Operación Chamartín, que viene a ser como venderse a la banca y a las constructoras, aunque no quiera “contar con nosotros” y no respete a Podemos “como partido y proyecto colectivo”, y aunque se olvide “de todos los que la apoyaron en Ahora Madrid”.

No, Íñigo y Carmena no son traidores. Una vez que Podemos Madrid tenga su debate, después de que se construya su propia candidatura junto a IU y al resto de socios de Unidos Podemos, después de que se escuche “a otros actores de la sociedad civil”, será el momento de sentarse “con el partido de Íñigo y Manuela”, que son personas honradas. El acuerdo está al caer. Está claro.